La izquierda lucha contra el acoso del PP al campus

Mañana se celebra la primera vuelta de las elecciones al rectorado de la Complutense

El pasado 24 de marzo, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (PP), confesó su deseo de que la gestión del rector de la Universidad Complutense, Carlos Berzosa, se convierta en "una página olvidada". Con ese objetivo en la hoja de ruta del Gobierno madrileño, su presidenta, Esperanza Aguirre, y varios dirigentes del PP regional llevan más de un mes criticando la mayor universidad de España en número de estudiantes presenciales (80.000).

La Complutense se ha convertido en un lugar incómodo para el Gobierno de la Comunidad de Madrid y las próximas elecciones al rectorado, cuya primera vuelta tiene previsto celebrarse mañana, debaten la supervivencia del campus como servicio público. Los comicios estuvieron en la cuerda floja tras el recurso interpuesto por el candidato Patxi Aldecoa sobre las supuestas irregularidades en el censo, que finalmente el juez desestimó.

Seis candidatos pugnan mañana por pasar a la segunda vuelta

Horas antes del inicio de la jornada de reflexión, el candidato que representa el perfil del continuismo de Berzosa, Carlos Andradas, aseguraba que la comunidad universitaria "ya puede respirar tranquila" y que "los momentos agrios de la campaña" han quedado atrás.

Aldecoa, en cambio, subrayó en el acto de final de campaña de ayer "la incertidumbre que produce la celebración de unos comicios en los que está pendiente un recurso que puede suponer la anulación de todo el proceso dentro de unos meses, cuando se resuelva el contencioso". De esta manera, el rector electo tendrá que ejercer su cargo con un recurso pendiente "como una espada de Damocles sobre su cabeza", afirmó el candidato. A su entender, "el juez ha tenido miedo a una prolongación dilatada de la interinidad de Berzosa como rector, aunque casi es peor tener un rector electo bajo sospecha".

El tropezón de última hora que supuso la suspensión cautelar de los comicios marcó el final de una campaña absolutamente mediática marcada por los roces con la Administración.

En 2008 la Comunidad recortó el presupuesto del centro un 30%

Acoso y derribo

La campaña contra el único reducto que escapa del control del Gobierno de Aguirre empezó a fraguarse en 2008, cuando la Comunidad de Madrid, que financia a la Complutense casi en su totalidad, recortó el presupuesto del centro en un 30%.

Aun así, la tensión entre la Administración y el rectorado ha adquirido un cariz más violento desde el año pasado. La presidenta de la Comunidad acusó al rector de manipular la universidad como plataforma política por haber presidido un acto en la facultad de Derecho en apoyo al juez Baltasar Garzón. Un acto que, según ella, sirvió para "coaccionar y amenazar" a los jueces del Tribunal Supremo que deben analizar las causas contra el magistrado de la Audiencia Nacional.

IU: "La campaña de desprestigio contra el rector es insoportable"

Días después, Manos Limpias azuzó la polémica denunciando a Berzosa por prevaricación y malversación de caudales públicos. El sindicato también denunció al ex fiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, presente en el acto, por injurias y calumnias por acusar a los magistrados del Supremo de ser "cómplices de las torturas" durante el franquismo.

El vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González, tampoco ha escatimado en insultos hacia Berzosa. En lo que duró la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno del pasado 24 de marzo, el número dos de Aguirre destacó del rector su "incapacidad y mala gestión", repitió varias veces que "está muy nervioso" y que, "desbordado por su incompetencia", "no para de meter la pata".

Eulalia Vaquero, secretaria de Educación de Izquierda Unida (IU) en la Comunidad de Madrid califica de "insoportable e injusta" la "campaña de desprestigio" que está sufriendo la Complutense. Con los comicios municipales pisando los talones a las elecciones al rectorado de la universidad, Vaquero exige que el campus "no se convierta en un campo político" movido por los "intereses partidistas evidentes del Partido Popular".

Los progresistas Andradas y Carrillo parten como favoritos

La batalla por el futuro de la Complutense la disputan tres candidatos de izquierdas, Carlos Andradas, José Carrillo y Patxi Aldecoa; dos derechas, Luis Perdices y José Iturmendi; y uno independiente, Jesús Sánchez Lobato.

Progresistas y sondeos

De momento, parece que el futuro rector de este centro, que forma a 80.000 alumnos con un presupuesto de 600 millones de euros, será progesista. Al menos eso es lo que revela un sondeo realizado por la Escuela Universitaria de Estadística que señala a Carlos Andradas y a José Carrillo (hijo de Santiago Carrillo) como favoritos.

Esto es, precisamente, lo que ha desatado la "campaña de acoso y derribo" contra Berzosa, según Íñigo Errejón, investigador de la facultad de Políticas. Las candidaturas de la derecha para gestionar uno de los pocos valuartes de la izquierda en Madrid aparecen rezagadas en las encuestas y "de ahí viene el linchamiento mediático y la campaña de acoso contra el actual rector", explica.

"Moderado", aunque "siempre distanciado de la Comunidad de Madrid", cuenta Errejón, Berzosa se ha convertido en el centro de todas las críticas desde que empezó su segundo mandato. "Tras varios años con rectores de derechas y muy vinculados al Gobierno regional, la Complutense recibió a Berzosa como el candidato del cambio", recuerda Errejón. Uno de sus primeros logros fue eliminar una partida presupuestaria que estaba destinada a "vigilar la posible presencia de grupos de izquierdas en la universidad" o, dicho de otra forma, estaba pensada para "controlar a los miembros de las asociaciones juveniles".

Errejón destaca que la campaña electoral para elegir al nuevo rector ha sido "más crítica contra Berzosa en los medios de comunicación que en la propia universidad". La prueba de ello, según él, es el incidente en la capilla de Somosaguas, que acabó con la detención de cuatro estudiantes por profanar un lugar destinado al culto el pasado 10 de marzo. Los jóvenes entraron en la capilla, leyeron un manifiesto feminista y se desnudaron de cintura para arriba para mostrar los lemas que tenían pintados. Por su acción fueron denunciados por Manos Limpias y la Iglesia.

Rita Maestre, una de las detenidas y miembro de Contrapoder, critica que "la derecha rancia aprovechó el incidente para desprestigiar a la facultad de Políticas, a la Complutense y, en definitiva, a lo público". El debate sobre la conveniencia o no de que haya templos en los campus públicos fue abierto por el propio Berzosa , pero Maestre asegura que las capillas no interesan al PP: "El único motivo de esta campaña violenta y personal contra Berzosa es que la Complutense es la única institución en Madrid que no controla Esperanza Aguirre".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...