La inmatriculación de la Mezquita cumple diez años

Algunos juristas creen que pasada la década la Iglesia es ya propietaria formal del monumento | Otros aseguran que los bienes de titularidad pública se pueden reclamar siempre

El 2 de marzo de 2006, hace hoy justo una década, el entonces obispo de Córdoba, Juan José Asenjo, acudió al Registro de la Propiedad de Córdoba a inmatricular “a favor de la Diócesis” el principal monumento de la ciudad: la Mezquita Catedral. Ocho años después de aquel acto administrativo, una plataforma ciudadana reclamó la reversión del mismo, aludiendo a la supuesta inconstitucionalidad de la ley en que se amparó: la Hipotecaria reformada en 1998 y que ha permitido a la Iglesia inmatricular a su nombre multitud de propiedades por toda España.

Hoy, según algunos juristas, se cumple el plazo para que alguna institución denuncie aquel acto y reclame el registro a su favor. Cumplido este plazo, según estos juristas, la Mezquita Catedral de Córdoba ya es propiedad de hecho de la Iglesia. No obstante, otros juristas se inclinan por que al tratarse de un supuesto bien público el usucapión (el modo de adquirir una cosa) no prescribe nunca y por tanto el aniversario de hoy no significa nada.

En esta década, nadie ha acudido al registro a reclamar la propiedad del monumento, más allá de lo que hizo la Iglesia hace una década. Ni el Ayuntamiento de Córdoba tras el cambio de gobierno, ni la Junta de Andalucía han reclamado la titularidad del edificio de manera formal. Tampoco lo ha hecho el Gobierno.

Más allá de la fecha, hace también dos años que el Gobierno, a través del entonces ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, derogó parte de la Ley Hipotecaria para que la Iglesia no pudiese inmatricular más propiedades (aunque le dio una moratoria de un año para que siguiera haciéndolo). Esta derogación no conllevó la anulación de lo registrado hasta entonces. Según la ley anterior, un obispo podía registrar una propiedad sin necesidad de acudir a un notario. Por su cargo, ya podía avalar que algo era propiedad de la Iglesia, y así se hizo con la Mezquita.

Aquel 2 de marzo de 2006, la Iglesia cordobesa aseguró que la Mezquita Catedral le pertenecía bajo el nombre de Santa Iglesia Catedral, y argumentaba su posesión en el acto que tuvo lugar en noviembre de 1238 cuando el obispo Lope de Fitero trazó una cruz sobre el suelo tras la conquista de la ciudad de Córdoba por parte del rey Fernando III. Ese día la Iglesia puso a su nombre los 26.000 metros cuadrados del principal edificio de la ciudad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...