La Iglesia vasca desagravia, al margen de Rouco, a 14 curas fusilados por el franquismo

Suscriben su propia declaración y hablan de «deber pendiente»

Los cuatro obispos vascos han pedido perdón, en una declaración conjunta, por los religiosos vascos que fueron ejecutados por el bando vencedor en la Guerra Civil, especialmente por los 14 presbíteros por los que no se celebraron funerales ni se registró su fallecimiento. La exclusión de esos sacerdotes de la macrobeatificación de 2007 en Roma de casi 498 “mártires” religiosos españoles promovida por el Episcopado español y ya fue motivo de discordia entonces, y ahora la Iglesia vasca recuerda que aquella petición y explica que responden a un "deber pendiente".

Los obispos de Bilbao Ricardo Blázquez y Mario Iceta, el de San Sebastián, Juan María Uriarte, y el de Vitoria, Miguel Asurmendi, celebrarán el próximo 11 de julio en la catedral Nueva de Vitoria un funeral conjunto por estos catorce sacerdotes. Además, se publicará en el boletín oficial de cada diócesis una reseña con los datos de la vida y muerte de los doce de ellos que “fueron ignorados” y sus nombres serán incluidos en los registros y libros parroquiales de sacerdotes fallecidos, junto a los de los dos religiosos ejecutados que sí fueron inscritos en su día.

“Deber pendiente”
En su declaración, los obispos explican que con motivo de la beatificación en 2007 de los mártires católicos de la Guerra Civil recibieron la petición de que también se tuviera en cuenta a los 14 sacerdotes vascos que fueron ejecutados por el bando franquista y que han considerado oportuno cumplir ahora con este “deber pendiente”. Por ello, han decidido realizar este ejercicio de “purificación de la memoria”, recordando a “los presbíteros ejecutados por los vencedores y que han sido relegados al silencio”.

“Olvidados o excluidos”
“No queremos reabrir heridas, sino ayudar a curarlas, queremos contribuir a la dignificación de quienes han sido olvidados o excluidos y mitigar el dolor de sus familiares y allegados”, insisten, para “pedir perdón e invitar a perdonar”.

Al margen del Episcopado
Los sacerdotes vascos fusilados por el bando franquista fueron reivindicados después de que ninguno de ellos formara parte de los 498 “mártires” de la Guerra Civil consagrados por El Vaticano en otoño de 2007. El portavoz episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, incluso dijo desconocer si estos hechos sucedieron, a pesar de los múltiples documentos acerca de estos asesinatos, como el testimonio del embajador de EEUU en España entre 1933 y 1939, Claude G. Bowers.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...