«La Iglesia va más allá de la injerencia, está dando instrucciones al Gobierno»

La diputada socialista Ángeles Álvarez apunta a ELPLURAL.COM que si Gallardón consuma la reforma del aborto “demostrará que claudica ante las exigencias de una de las religiones del país”

La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, ha anunciado que su partido denunciará los acuerdos del Estado con la Santa Sede si el Gobierno del PP, como anunció ayer el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, modifica la Ley del Aborto. Esos acuerdos con El Vaticano son los que regulan el marco jurídico por el cual la Iglesia española realiza su labor en el España y recibe determinados privilegios en campos como el educativo.

“Están dando instrucciones al Gobierno”
Al respecto de esta posible denuncia, la diputada socialista Ángeles Álvarez ha recordado a ELPLURAL.COM que ya Alfredo Pérez Rubalcaba dejó claro en el Congreso de Sevilla que “si la Iglesia rompía las reglas” se instaría a la revisión del Concordato. “La Iglesia ha elevado el tono, el modo en el que se ha dirigido al Gobierno para exigir es un insulto a la ciudadanía”, explica la diputada, que es la secretaria segunda de la Comisión de Igualdad en el Congreso. “Va más allá de una injerencia de la Iglesia en la política, es que está dando instrucciones al Ejecutivo”, insiste.

Hacia la “inseguridad sanitaria” de miles de mujeres
Álvarez advierte de que si Alberto Ruiz-Gallardón sigue adelante con su reforma provocará la “inseguridad sanitaria de miles de ciudadanas” y se pondrá en una situación muy comprometida: “Si consuma la reforma se demostrará por un lado que el Gobierno claudica ante las exigencias de una de las religiones del país, y por otro lado quedará claro que la Iglesia practica injerencias intolerables”.

Prisas de Gallardón
La diputada socialista advierte de que Ruiz-Gallardón está demostrando que tiene prisa por llevar a cabo cambios en la ley del aborto alentados por la Iglesia antes de que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre el recurso que el propio PP presentó contra la reforma de 2010. la que sacó adelante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en el Parlamento con la única oposición de los populares. “El PP lleva la reforma de la ley al TC y luego tratan de evitar que se pronuncie con su propia reforma. Aunque deberían esperar, son plenamente conscientes de que que la ley de 2010 es plenamente constitucional, como demuestra el exhaustivo informe del Consejo de Estado, aquella reforma se midió perfectamente. Si el Constitucional se pronuncia y Gallardón le rectifica con su reforma, estaría demostrarndo que no responde a los mandatos constitucionales sino a los eclesiales”, explica.

Un consenso que se está rompiendo unilateralmente
Respecto a la postura socialista de plantarse ante las injerencias de la jerarquía católica, Álvarez ve que se abren expectativas y esperanzas sobre todo para las mujeres, que están siendo “las más perjudicadas” por las demandas del Episcopado. En cuanto a las críticas de que el PSOE lleva demasiado tiempo sin revisar el Concordato, la diputada apunta que en el partido “crece la corriente que está por romper” ese marco, pero en cualquier caso recuerda que el Concordato fue un pacto fruto de la transición y se partía de un consenso “que la Iglesia y el PP están rompiendo, con lo que habría que renegociar todas las reglas”.

Rouco y Gallardón

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal Española / EFE-Archivo

Archivos de imagen relacionados

  • Rouco y Gallardón
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...