La Iglesia se pone al frente del boom de la universidad privada

José María Aznar, durante su investidura como doctor honoris causa por la Universidad de Murcia. Interviene el presidente de la institución, José Luis Mendoza. UCAM

El alumnado de las universidades católicas sube más de un 14% desde el curso 2010-2011, mientras en la pública cae
La Compañía de Jesús, el Opus y la Asociación de Propagandistas cimentan el poderío académico de la Iglesia
Dos escuelas católicas destacan en la formación de directivos en España

Esther Simancas y Marcial López escriben en su artículo Historia de un secuestro: de la Iglesia a la Marca. Evolución histórica de la universidad en España(Revista Latinoamericana de Comunicación, 2016) una frase que enmarca el sentido de su aportación al debate académico: «Las tres etapas de evolución de la universidad han estado marcadas por una servidumbre al poder: Iglesia; Estado; capitalismo». Ahora, aunque estaríamos en la tercera fase, la protagonista de la primera no pierde pie. Es más, se hace fuerte e incrementa su influencia sin cesar. Esto se explica en base a dos hechos singulares de la Iglesia en España: 1) La institución católica fue durante buena parte del siglo XX consustancial al Estado; y 2) Hoy es una organización cuyas terminales más poderosos están incrustadas en el neoliberalismo, es decir, en la forma más extrema de capitalismo, especialmente en el ámbito educativo. Dentro de ese ámbito educativo, último fortín del viejo poder eclesial, la universidad es el terreno más propicio.

A nadie puede extrañar el poderío de la Iglesia en la academia. La universidad es un campo vinculado a ella desde su origen, que escribe los primeros párrafos de su historia europea en la Sorbona, en Oxford… Y en España, concretamente en Salamanca. ¿Y ahora? ¿Avanza la Iglesia en el ámbito universitario o vive de la nostalgia de glorias pasadas? Avanza, y a toda máquina. Ha perdido la hegemonía, por supuesto. Pero su posición es poderosa. Y su alumnado aumenta año a año.

Las memorias anuales de la Conferencia Episcopal (CEE) detallan la creciente fuerza de la universidad católica en España en la actualidad. En 2017, último año del que la jerarquía católica ofrece datos, la Iglesia cuenta en nuestro país con 16 universidades, que suman un total de 89.547 alumnos. Esto supone un crecimiento del 2,42% desde los 87.425 alumnos de 2016.

El incremento es continuo desde principios de década. En 2011, primer año del que la CEE ofrece datos homologables, eran 78.471 alumnos; en 2012, 78.962; en 2013, 83.279; en 2014, 85.381; en 2015, 86.776; en 2016, 87.435; y en 2017, 89.547. En total, en seis años el crecimiento es de 11.076 alumnos, un 14,11%.

Los 89.547 alumnos se dividen entre:

– Universidades pontificias de Salamanca y Comillas: 11.078 alumnos.
– Universidades católicas de ValenciaMurcia y Ávila: 21.436 alumnos.
– Universidades de inspiración católica de NavarraDeustoFrancisco de VitoriaRamón LlullSan Jorge de ZaragozaLoyolaCEU Cardenal HerreraCEU San Pablo y CEU Abat Oliba: 52.933 alumnos.
– Universidades eclesiásticas de San Dámaso y Ateneu Universitari Sant Paciá: 4.100 alumnos.

Pública a la baja, privada al alza

Hay que enmarcar el crecimiento de la universidad católica en dos datos. El primero dibuja un ascenso de la universidad privada en general. Entre el curso 2010-2011 y el curso 2018-2019, su número de alumnos ha pasado de 173.676 a 192.960, lo que supone 19.284 más, un 11,1%, según las estadísticas del Ministerio de Educación. El ritmo de crecimiento de la universidad católica es superior al de la universidad privada en su conjunto.

… … … … …

Seguir leyendo en InfoLibre

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...