La Iglesia se defenderá de los “ataques” del “laicismo militante”

Fernando Giménez Barriocanal, vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, ha defendido este martes que la mezquita-catedral de Córdoba es “propiedad” de la Iglesia católica desde 1236 y ha recordado al Gobierno de Pedro Sánchez que, “si se quieren cambiar las reglas del juego, deberán cambiarse de acuerdo a las reglas de juego de un Estado de Derecho”.

“Si me dicen que quieren quitarme la propiedad de cualquier cosa, tendré que intentar defenderme, como no puede ser de otra manera”, ha advertido, aunque se ha mostrado partidario de “vivir serenamente, escuchar lo que se dice” y negociar. “Si hay que sentarse, se sienta uno el primero”, ha expresado.

Ésta es la respuesta del Episcopado a las palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que ha dicho que, a su juicio, la mezquita necesita “articular medidas” no sólo sobre la titularidad del edificio sino sobre su “gestión”.

“Éste es un tema que no acabo de comprender, lo digo sinceramente”, ha lamentado Barriocanal, que ha recordado que, “en el siglo V, los hispanos construyeron una basílica visigoda sobre cuyas cenizas fue construida una mezquita”; posteriormente, “en 1.200 y pico, Fernando III toma Córdoba y se dedica a preservar el edificio y construir sobre él una catedral y entrega a la Iglesia la propiedad del edificio, de acuerdo a documentos existentes”.

“Durante 800 años se mantiene una pacífica administración, dedicación, uso y puesta a disposición de la sociedad”, ha recalcado. “No entiendo lo que pasa”.

En el transcurso de un almuerzo organizado por el Club Siglo XXI, Barriocanal se ha referido, uno por uno, a todos los asuntos de la Iglesia que el Gobierno ha anunciado que va a revisar. Bajo el título ¿Está la Iglesia privilegiada? el también presidente y el consejero delegado del Grupo Cope se ha defendido frente al “laicismo militante”que se dedica a “atacar sistemáticamente” a la Iglesia católica y que, en su opinión, “no encuentra acomodo en la Constitución Española”.

“Hay situaciones terribles puntuales que causan repugnancia, pero el rostro real de la Iglesia no es ese”

El presidente de Unidad Editorial, Antonio Fernández-Galiano, ha presentado a Barriocanal como “un hombre que busca la verdad” en un mundo en el que “los populismos manipulan al ser humano”. “¿Quién tiene interés en presentar una imagen distorsionada de la realidad y por qué”, le ha preguntado, y éste ha respondido que no lo sabe, pero ha contado: “Me he encontrado con muchos sacerdotes que se están dedicando a los demás las 24 horas del día y tienen que aguantar que en la calle les llamen ‘cerdos pederastas’. No uno, sino muchos. Esto no es justo. Aquellas cosas que se comentan me causan un verdadero estupor y repugnancia. Habrá que preguntarles a quienes hacen esos reportajes por qué lo hacen, es posible que hasta digan la verdad, yo no lo niego. Lo que digo es que, cuando uno construye un relato, lo que genera es una imagen, y la imagen que se está generando con ese relato no es la real. El rostro real de la Iglesia es el de los 18.000 sacerdotes y 50.000 religiosos que están dando su vida en pueblos y localidades remotas con los más necesitados, el rostro de los catequistas, de los voluntarios de Caritas y tantas instituciones”.

El Gobierno quiere que la Iglesia tribute por inmuebles y actividades que no ofrezcan culto. Está preparando un listado de los bienes inmatriculados para que particulares y ayuntamientos puedan recurrir la titularidad y se acusa a la Iglesia de no facilitar estos datos. Barriocanal ha dicho que “hay 40.000 instituciones que son Iglesia católica, 23.000 parroquias, más de 11.000 asociaciones, cofradías o hermandades y cada una tiene la autonomía que le confieren las normas civiles y canónigas, por lo que no existe, desde el ámbito de la Iglesia, un registro de los bienes eclesiásticos. La Conferencia Episcopal, en este punto, no tiene ninguna jurisdicción”.

“Se ha dicho que el sistema de las inmatriculaciones es un privilegio franquista, pero no es verdad”, ha señalado, recordando que este mecanismo “deriva de 1863, como respuesta a la legislación desamortizadora, y ni siquiera en la Segunda República fue puesto en cuestión el sistema”.

El régimen fiscal

El Gobierno también se plantea revisar las exenciones impositivas de la Iglesia. El gerente del Episcopado ha explicado que “la Iglesia goza del mismo régimen fiscal en materia de IBI, Impuesto sobre Sociedades, IVA, Trasmisiones Patrimoniales, Sucesiones y Donaciones o el Impuesto de Actividades Económicas del que tiene la fundación de cualquier partido político, de cualquier sindicato o de una ONG al desarrollo o, por supuesto, de cualquier otra confesión religiosa”.

“La Iglesia está en el régimen previsto para todo este conjunto de entidades, sin privilegio alguno”, ha defendido. Ha explicado que este régimen es el previsto desde la Ley del Mecenazgo 49/2002. “Por supuesto que puede ser cambiado, pero parecería injusto y claramente discriminatorio que se quisiera eliminar una exención únicamente a la Iglesia católica”.

Barriocanal ha propuesto que otras confesiones religiosas sean objeto “del mismo tratamiento” que recibe la Iglesia cada año en la casilla del IRPF, que es la “única” financiación pública que recibe para su sostenimiento, mientras que otras religiones “reciben financiación a través de la Fundación Pluralismo y Convivencia“.

“Si nadie marcara la X de la Iglesia, ésta no recibiría cantidad alguna. Son los contribuyentes los que deciden el importe. Realmente, la Iglesia católica es la única institución que se somete a ese plebiscito anual a la hora de hacer la declaración de la renta. ¿Qué ocurriría con la financiación de otras instituciones si les sometiéramos al mismo sistema?”, ha planteado.

Otros cambios anunciados por el Gobierno son quitar a la materia de Religión su condición evaluable -“Una asignatura sin efectos económicos no es una asignatura”, ha protestado Barriocanal- y eliminar de la Lomce el concepto de “demanda social”, que permite a los colegios concertados (la mayoría de ellos son católicos) sacar más plazas si así lo demandan las familias. “Todo esto no lo acabo de entender”, ha insistido el gerente de la Conferencia Episcopal. “No comprendo por qué alguien me tiene que decir: ‘No, no, a ese colegio no’, por qué me quiero cargar la iniciativa social y quiero imponer mi forma de ver las cosas”.

Barriocanal ha considerado que “la denuncia o derogación de los acuerdos Iglesia-Estado parece ser una obsesión para ciertos grupos”, cuando “son plenamente constitucionales”. Respecto al traslado de los restos de Franco a la cripta de la catedral de la Almudena, se ha remitido a lo expresado por el Vaticano, que “en ningún momento se pronunció sobre el lugar de la inhumación”. “Queda muy claro lo que dice”, ha añadido.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...