La Iglesia se ahorra 4,23 millones al año con la exención en el IBI

Representa el 40% de los 9,6 millones que no se ingresan por los edificios eximidos. Las instituciones pagarían 2,66 millones si el consistorio les gravara por sus sedes

La Iglesia católica se ahorra cada año más de cuatro millones de euros en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) por la exención fiscal de la que disfrutan todos sus edificios. Los propiamente dedicados al culto, y reconocidos por cualquier ciudadano en Zaragoza, por los que, de no gozar de este privilegio fiscal, debería abonar 2.401.860,98 euros cada año, como por otros, utilizados por fundaciones o como centros de enseñanza en la capital aragonesa por los que tendría que desembolsar 659.624,74 y 1.089.974,41 euros, respectivamente. Eximidos todos ellos de un tributo que se corresponde con un valor catastral que impresiona, ya que alcanza, en global, 1.213,04 millones de euros.

En el listado se incluyen desde la Basílica del Pilar, la Seo o todas las parroquias de la ciudad hasta colegios, oficinas o residencias que son de su propiedad. No están en venta, pero si fueran viviendas y aplicando el cálculo de que este índice representa en torno al 50% de lo que valdría en el mercado, su patrimonio costaría más de 2.500 millones de euros.

La cifra es especialmente llamativa en Zaragoza porque además representa el 40% de los 9.623.418,1 euros que el ayuntamiento deja de ingresar año tras año por las exenciones fiscales en el IBI que se aplica a determinados edificios. Otros, como las instituciones aragonesas y españolas, se ahorran 2,66 millones de euros por edificios que están eximidos también en este tributo y que tienen un valor catastral de 459,9 millones de euros. En este apartado, la Iglesia también tiene algún edificio de los que se consideran destinados a un servicio público, por los que se evita abonar 85.673,44 euros al año.

OTRAS CONFESIONES

También llama la atención que, siendo España un Estado aconfesional, al resto de confesiones que se practican en la ciudad, a sus edificios, también exentos y cuya valoración catastral es de 5,15 millones de euros en global, se les exime de pagar solo 26.427 euros. Aunque menos que si se comparan los centros de enseñanza de la Iglesia con el global de colegios e institutos que están exentos, ya que lo que se ahorran los inmuebles católicos representan más de la mitad de los 1,85 millones de euros que el consistorio no ingresa cada año con el IBI.

Pero no es solo la Iglesia la que disfruta de este tipo de exenciones fiscales que, por otra parte, establece la ley. Los edificios destinados a usos ferroviarios, por ejemplo, deberían contribuir cada año con 486.612,55 euros a este impuesto si no gozaran de esta protección legal. O los gobiernos extranjeros, que por sus consulados en la ciudad se ahorran 24.740,46 euros al año (teniendo un valor catastral de 7,52 millones de euros).

También están en el listado las fundaciones de otra naturaleza que no sea la de la Iglesia católica, ya que esta se evita pagar más de 659.000 euros pero esta cifra solo es la mitad de los 1,46 millones que Zaragoza no ingresa por las exenciones fiscales que se aplican a sus inmuebles. También Cruz Roja se ahorra cada año 9.755,53 euros por este impuesto (sus edificios tienen un valor catastral de 3,72 millones de euros).

Al final, los monumentos, los Bienes de Interés Cultural (BIC) que son patrimonio histórico artístico, que nadie pondría en cuestión y cuyo valor catastral es, en global, de 143,29 millones de euros, supondrían solo 689.521,73 euros en la recaudación del IBI, seis veces menos que lo que se ahorra la Iglesia.

El Pilar de Zaragoza

La Basílica del Pilar, máximo exponente de la Iglesia católica en Zaragoza. Foto: EL PERIÓDICO

Archivos de imagen relacionados

  • El Pilar de Zaragoza
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...