La Iglesia reivindica su derecho a ser subvencionada con fondos públicos

«Tu familia, una pequeña Iglesia. Tu Iglesia, una gran familia» es el lema de la campaña iniciada por las diócesis españolas -a excepción de las catalanas, que se han organizado por su cuenta- con motivo del Día de la Iglesia Diocesana, que se celebra mañana y que tiene como objetivo sensibilizar a los católicos acerca de las necesidades de la Iglesia.

En esta ocasión, además, la jornada coincide con el reciente acuerdo con el Gobierno en materia de financiación, que incrementará el porcentaje del IRPF del 0,52 al 0,7, renunciando el Episcopado al complemento presupuestario y a la exención del IVA. Por ello, como anunció ABC, la campaña que ahora arranca tendrá carácter permanente, y se prolongará al menos hasta 2008, momento en que ha de entrar en vigor la nueva normativa fiscal.

Campaña de la Iglesia
En declaraciones a Ep, el gerente del Episcopado, Fernando Giménez, confirmó que la Iglesia desarrollará una campaña «con las fórmulas de comunicación que están en el mercado», coordinando las actuaciones que cada diócesis, con autonomía de gobierno, particularizará con sus necesidades.
 
«Queremos garantizar que todos los contribuyentes sean conscientes de la necesidad de financiar a su Iglesia», apuntó Giménez, quien añadió que «el hecho de que uno de cada tres contribuyentes no marque ninguna casilla de asignación nos preocupa, porque pensamos que no obedece a la realidad». Por ello la necesidad de una campaña continuada en el tiempo, que será aprobada en la Asamblea Plenaria que arranca este lunes.
 
Del mismo modo, el gerente episcopal confirmó que el próximo mes quedará establecido «el documento jurídico» que gestione el incremento al 0,7% del IRPF para la Iglesia, así como el fin de la exención del IVA. Para ello, será necesaria una reunión de la Comisión Mixta.
 
Con motivo de la jornada de mañana, numerosas diócesis han hecho público sus datos económicos, al tiempo que sus responsables han emitido cartas pastorales animando a la colaboración de los fieles en el sostenimiento de la Iglesia.
 
Libertad religiosa
El más rotundo ha sido el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián, quien reclamó «el derecho de los ciudadanos a recibir protección económica con fondos públicos para el ejercicio de la libertad religiosa». Para Sebastián, «si queremos vivir en una sociedad democrática en la que todos seamos iguales, la libertad religiosa tiene que ser igualmente tratada que el deporte, la salud, el ocio o la música».
 
El arzobispo de Pamplona sostuvo que el Estado debe ayudar «a ser católico, musulmán, protestante, o a no ser nada», puesto que «la no confesionalidad, el laicismo del Estado, no consiste en eliminar la religión, sino en no ser beligerante en materia religiosa».
 
Por su parte, el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco, invita a sus fieles a «vivir con generosidad vuestro ser de Iglesia», en aportación económica y en tiempo. «Que en el día de la Iglesia diocesana -indica el purpurado-, cada cristiano de Madrid goce empobreciéndose un poco para hacer ricos a todos los demás».
 
Para el cardenal de Sevilla, Carlos Amigo, «no puede admitirse» las interpretaciones, «intencionadas o no», sobre la autofinanciación de la Iglesia, «que afirma que la ayuda a la Iglesia se debe simplemente a la labor social que realiza, prescindiendo de su esencial carácter espiritual y religioso». Por ello, Amigo realiza un llamamiento, «no sólo a prestar su atención a la hora de hacer la declaración de la renta», sino también, y sobre todo «a la participación económica en la vida de su comunidad parroquial y diocesana a través de donativos, cuotas ycolectas».
 
Deber del Estado
Finalmente, el arzobispo de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, subrayó que «es un deber del Estado cultivar la dimensión religiosa de los ciudadanos», por lo que reclama al Gobierno que «apoye económicamente» tanto a la Iglesia católica como al resto de instituciones religiosas.
 
Para García Aracil, «la Iglesia no sostiene sus estructuras con las aportaciones económicas del Gobierno» que, según indicó, sólo suponen el 25% del presupuesto de su diócesis.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...