Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
El obispo de Córdoba durante la Misa Crismal en la Catedral.

La Iglesia registró pérdidas de 49.015 euros en 2021, aunque sin incluir los ingresos por la Mezquita

Presentados los datos económicos de la diócesis de Córdoba correspondientes al año pasado
Los ingresos por actos sacramentales sumaron casi el 20% del dinero que se ingresó en las parroquias
El número de personas que marca la X crece un 5% desde 2017

La Diócesis de Córdoba presentó unas ligeras pérdidas de 49.015 euros en el ejercicio 2021, en el que registró unos ingresos por valor de 22.705.345 euros. Por contra, los gastos consolidados de la Iglesia el año pasado ascendieron a 22.754.360 euros.

Es el resultado del balance ofrecido este martes de los datos económicos de la Diócesis de Córdoba por parte del ecónomo diocesano, José Luis Vidal Soler. El resultado, que muestra un ligero déficit, no recoge los ingresos que tuvo la Iglesia por los “donativos” de entrada a la Mezquita-Catedral, cuya gestión lleva el Cabildo Catedralicio, un organismo autónomo desligado de la diócesis de Córdoba, aunque vinculado a ella.

La mayor parte de los ingresos que obtuvo la Diócesis de Córdoba en 2021, el 55,61%, correspondieron a las aportaciones de los fieles, bien a través de las parroquias (8,2 millones), bien a través de la aportación voluntaria en la Declaración de la Renta (4,4 millones). Además, en 2021 también aumentaron los ingresos por actos sacramentales y otras actividades, que computaron 3,4 millones de euros.

En el capítulo de gastos, las acciones pastorales se llevaron 8 millones de euros, mientras que la conservación de edificios y los gastos de funcionamiento, que aumentaron tras el parón del año 2020, supusieron la inversión de 6,18 millones de euros. Además, la Diócesis de Córdoba gastó 3,2 millones de euros en pagar a sus religiosos y 2,7 millones a su personal seglar.

Así, tras el balance de 2020, que se cerró con un superávit positivo de 567.957 euros, el año 2021, en el que las parroquias volvieron a la actividad, se cerró con una ligera desviación de menos de 50.000 euros.

Exterior de la Parroquia de la Asunción. Juan Velasco

El 95% de los ingresos en las parroquias, por aportación de los fieles

Las parroquias de la Diócesis todavía están presentando sus cuentas. Así, de las 232 que hay en Córdoba, 202 ya las han presentado, con ingresos de 6,8 millones de euros, de los que el 95% aproximadamente, vienen de los feligreses, según ha detallado el ecónomo diocesano. No obstante, parte de ellos no son provenientes de la colecta, sino de los ingresos por actos sacramentales, que suman casi el 20% del dinero que se ingresa en las iglesias de Córdoba.

De hecho, tras el parón en bodas, bautizos y comuniones que hubo en 2020, el pasado año los ingresos por este tipo de oficios creció un 34,67%. En 2021, respecto al año anterior, también subieron los ingresos por colectas (+ 6,8%), pero bajaron las aportaciones para Cáritas (-5,61%, producto del aumento que hubo durante la pandemia), las aportaciones del Fondo Común Diocesano (-28%) y los ingresos excepcionales. No obstante, en total los ingresos subieron casi un 1% comparado con 2020.

En cuanto a los gastos, la Iglesia gastó un 7,48% más que en 2020, en parte debido al aumento de un 14,28% en los costes de conservación y reparación que, como contábamos al principio, habían estado paralizados en el año de la pandemia. También subieron los gastos asistenciales (+7,4%) y descendieron los extraordinarios (-18%).

Cáritas Diocesana recibió el año pasado 3,2 millones de euros de la Diócesis de Córdoba, que también invirtió medio millón de euros en misiones internacionales, casi un millón en la Casa de la Espiritualidad y la Casa Sacerdotal, y más de un millón en los dos seminarios de los que dispone.

Misa en el Altar Mayor de la Mezquita Catedral de Córdoba MADERO CUBERO

El número de personas que marca la X crece un 5% desde 2017

Otros gastos derivados a asociaciones y fundaciones que dependen del Obispado fueron los 134.000 euros destinados a la Fundación Gaudium, los 149.000 para la Fundación San Eulogio, los 69.000 para la Fundación San José, los 775.000 euros para Manos Unidas y los tres millones de euros destinados a la Fundación Santos Mártires, que gestiona 17 centros educativos, y que, a través de concierto, reciben 14 millones de euros de las arcas públicas de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Respecto a los ingresos recibidos a través de quien marca la X en la Renta, se consolidó la tendencia al alza, de manera que hubo 157.717 personas que lo hicieron en el último ejercicio (correspondiente al año 2020). Desde el año 2017, el número de personas que aporta a través de esta opción ha crecido un 5,76%, y los ingresos han pasado desde 2015 hasta 2020 de 3,2 a 3,9 millones de euros por esta vía.

No se puede decir lo mismo de las aportaciones de las hermandades de Córdoba al Fondo Común Diocesano. Según los datos facilitados este martes, la media es que sólo entre el 35 y el 38% de las cofradías aporta el dinero a este fondo. En este ámbito, Vidal Soler ha remarcado que en Córdoba se permite que la aportación sea voluntaria, a pesar de que hay una norma en el derecho diocesano que establece que las hermandades tienen la obligación de aportar el 10% de las cuotas recaudadas a los hermanos

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share