La Iglesia pide al Gobierno cambiar la ley del aborto y del matrimonio homosexual

La Conferencia Episcopal presenta un documento para defender su visión de la familia en la que denuncia la actual legislación basada en la «cultura de la muerte»

COMENTARIO: La iglesia católica quiere seguir imponiendo su norma moral, aplicable a sus fieles, a toda la ciudadanía. Como bien decía Marsilio de Padua en el siglo XIV la iglesia sólo está capacitada para dar orientaciones a los católicos y cuando los clérigos tratan de convertirse en los intérpretes de la ley humana, rompen la paz social. Pero los obispos españoles parecen anclados en el siglo X y nostálgicos del nacional catolicismo franquista,donde la connivencia del poder de la dictadura les permitía imponer sus normas religiosas.

La Iglesia sigue sin moverse un milímetro de su doctrina oficial y ha vuelto a criticar con dureza el matrimonio homosexual y la ley del aborto. En unos días en los que otras instituciones como la RAE han actualizado la definición de matrimonio, o que el Tribunal Constitucional debate la legalidad de la norma, la Conferencia Episcopal mantiene inamovible su posición: "En España el matrimonio ha dejado de existir legalmente en su especificidad", explicó el portavoz de los obispos españoles, Juan Antonio Martínez Camino. Por eso ha pedido al Gobierno una legislación en favor de la familia que corrija los "desenfoques" producidos en los últimos años.
 
Durante la presentación del documento 'La verdad del amor humano. Orientaciones sobre el amor conyugal, la ideología de género y la legislación familiar', Martines Camino reiteró las críticas a lo que consideran una "ideología de género" que pretende desvincular la sexualidad del cuerpo "hasta el punto de disolver el significado objetivo de la diferencia sexual entre hombre y mujer". En el texto se expresa que esta cultura acaba por considerar bueno el uso del sexo como un objeto más de consumo.
 
También ha defendido una educación sexual basada en la castidad y el sacramento del matrimonio. El texto señala la contradicción que existe con fuertes restricciones legales para que los menores beban o fumen y la "permisividad" en el campo de la sexualidad y del respeto a la vida. Por eso, la Conferencia Episcopal concluye que la legislación española fomenta una "cultura de la muerte".
 
También alertó sobre la manipulación del lenguaje y la instrumentalización ideológica de la educación. Por eso volvió a pedir la retirada de Educación para la ciudadanía. La Iglesia asegura que detrás de estas teorías existe un "pensamiento materialista, radical e inhumano". Por ello piden a la sociedad católica que divulguen el mensaje de Cristo para combatir la actual visión dominante. “La crisis de la familia es una de las raíces de la crisis actual”, subrayó Martínez Camino.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...