La Iglesia permitió que un cura condenado por violar y matar a un niño siguiera ejerciendo

El sacerdote aparece en un libro dedicado a religiosos «que hicieron el bien»

La familia de un monaguillo de 9 años asesinado en el Port de Sagunt, en la Comunidad Valenciana, en 1971, a manos de un cura, después de violarlo, ha manifestado su decepción e impotencia tras conocer que el sacerdote, contrario a lo que le había asegurado la Iglesia -que había sido excomulgado- sirvió años después como vicario en Lleida.

«Mi madre y yo estamos destrozadas. Saber que el cura que mató a mi hermano fue luego vicario en Lleida y murió en 2002 bien arropado por la Iglesia en una residencia, ha sido muy duro. Siempre nos dijeron que lo excomulgaron. Y estábamos convencidas de ello. Ahora sabemos que la Iglesia nos engañó. Es indignante ver que luego le permitió seguir en activo tras matar a un niño de 9 años». Son las declaraciones de la hermana del pequeño, tras conocer, a través de una información del diario Levante.com, que el religioso condenado por aquel crimen, el mallorquín José P.B., siguió ejerciendo años después en una parroquia del barrio de La Bordeta, en Lleida.

59 puñaladas porque era muy guapo
”A mi hermano lo violó antes de matarlo. El día antes de irse destinado a Barcelona, le dio nada menos que 58 puñaladas y lo tiró por una escalera. Luego intentó tirar su cuerpo a un pozo ciego, pero no le dio tiempo. De loco tenía muy poco. Llegó a decir que era un niño muy guapo para estar en este mundo», recuerda la hermana de la víctima, que apunta que la sentencia hablaba de “enajenación mental parcial”.

El libro de los religiosos que hicieron el bien
La familia del niño asesinado también está escandalizada por un libro escrito por el religioso Josep Barceló Morey, que incluye las biografías de 121 sacerdotes Paúl formados en La Missió de Palma de Mallorca, quienes, según la opinión del autor, fueron «misioneros con la única ambición de hacer el bien”. En la obra está incluido el cura asesino, José P.B.

«Un problema, que asumió con humildad»
Levante.com preguntó al autor las razones que le llevaron a dedicar un capítulo al sacerdote, condenado por el asesinato del niño de nueve años. «Lo incluí porque era de la familia de Padres Paúl. No tengo más razón que explicar ni nada que decir. Cualquiera puede leerlo y pensar lo que quiera», respondió el religioso. La única referencia solapada que hay en su libro al crimen es la siguiente, según describe el citado diario: «Trabajando como vicario en Puerto de Sagunto tuvo un problema muy grave, que asumió con fortaleza y humildad».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...