La Iglesia perdonará a los que voten ´sí´ al aborto si se arrepienten

Tras advertir hace un par de semanas a los políticos católicos que si apoyan la reforma del aborto, actualmente en trámite parlamentario, estarán "objetivamente en pecado público mortal" y no podrán "ser admitidos en la sagrada comunión", la Iglesia española expuso ayer las condiciones para que los diputados y parlamentarios puedan ser readmitidos en el sacramento. "Tienen que arrepentirse", dijo ayer el secretario general y portavoz de la jerarquía eclesiástica, Juan Antonio Martínez Camino, el mismo que lanzó entonces una admonición que fue condenada por todas los partidos menos por el PP, que aun así se distanció de ella.

Y ese arrepentimiento, continuó, ha de ser público. "No podrán recibir la comunión hasta que digan públicamente que se arrepienten de lo dicho y de lo votado", señaló Martínez Camino en la conclusión de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española.

De acuerdo con el prelado, esta doctrina de la Iglesia se aplica en "todo el mundo" y "no es nueva". Para refrendar su tesis, remitió a una carta de Joseph Ratzinger (ahora Benedicto XVI) cuando era cardenal al expresidente del episcopado estadounidense, Theodore McCarrick, y a una declaración de la propia CEE de junio de este año sobre el proyecto de ley del aborto.

Por eso sorprende que, contando con unas bases tan sólidas, Martínez Camino no quisiera entrar en la aplicación de la medida. Se le preguntó si implica que, cuando un dirigente que haya apoyado la reforma legislativa vaya a su parroquia (el ministro de Fomento, José Blanco, por ejemplo, es católico practicante), el cura estará obligado a negarle la comunión; también se le preguntó qué sanción se le aplicaría al sacerdote que desobedeciera y administrase el sacramento al diputado. Pero el obispo no quiso contestar. "La casuística es muy amplia –dijo–. Los sacerdotes saben qué tienen que hacer".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...