«La Iglesia no tiene privilegios, sólo hay que ver cómo viven los sacerdotes españoles» Barriocanal

Entrevista con el Vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, Fernando Giménez Barriocanal

COMENTARIO: Acaso no es privilegio recibir casi 250 millones de euros anuales para el mantenimiento del culto y el clero católico,o cobrar "donativos" para entrar en monumentos restaurados con dinero públco y así no tener que pagar impuestos, o recibir casi 11.000 millones de euros del Estado cada año por diferentes conceptos, o contar con más de 20.000 catequistas dando religión en todas las escuelas e institutos pagados por todos y puestos con el placet de los obispos, o tener capillas en todos los hospitales públicos y muchas Universidades, o pagarles 700 capellanes en hospitales, prisiones o el Ejército; o poder inmatricular propiedades a su nombre como el caso de la mezquita de Córdoba como si el obispo fuese funcionario público; o  contar con ayudas y subvenciones para construir sus templos en terrenos cedidos por los Ayuntamientos, o no pagar impuestos como el IBI, construcciones, sociedades,… Por no hablar de la situación privilegiada ante el ocultamiento de la pederastia, del robo de bebés, de la connivencia con la dictadura,…


La entrevista con el Vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, Fernando Giménez Barriocanal, se celebra en su despacho del Episcopado. Cuando le preguntas qué hace un hombre como él -economista, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, casado y con cinco hijos- en un sitio como ése, afirma que «ayudar a la Iglesia» y relata cómo un día, hace más de 20 años, le pidieron que colaborara y se siente muy orgulloso de estar ahí. Es alguien que tiene en la cabeza no sólo las cuentas de una organización compleja, sino que domina el sector de los medios de comunicación en unos tiempos muy revueltos.

Pregunta.- Si el Rey tuvo que hacer frente a la Transición y al 23-F, ¿Felipe VI se enfrentará a una segunda transición?
Respuesta.- El momento que tuvo que afrontar Juan Carlos I fue difícil, y el que tendrá Felipe VI tampoco será fácil, por la situación socioeconómica y por la cuestión territorial. Deberá ser capaz de integrar y a la vez reconocer las diferentes realidades de España. Tendrá que afrontar retos muy difíciles, pero lo hará con valentía y lealtad.
P.- ¿Cree que estamos asistiendo al final del bipartidismo?
R.- En España hay un grave problema de identidad, de valores, y la política partidista está claramente desprestigiada. Eso no significa que la gente no tenga ideas políticas. Tal vez los partidos mayoritarios, PP y PSOE, que son absolutamente imprescindibles, no están dando respuesta a las ambiciones y necesidades de algunos ciudadanos, y por eso miran a nuevas opciones políticas. Hace años ocurrió algo similar con el partido de José María Ruiz-Mateos, y no por eso se acabó con el bipartidismo. Lo ocurrido en las europeas es un aviso a los grandes partidos y deberían tomar nota.
P.- Hoy mismo se darán a conocer los datos económicos de la Iglesia y cómo reparten el dinero recibido de la famosa X del IRPF. ¿Cómo ha ido?
R.- En el último ejercicio hubo 7,5 millones de declaraciones a favor de la Iglesia, nueve millones de contribuyentes marcaron la casilla y, en total, se obtuvieron 248,5 millones de euros. Con esos ingresos, que se someten a una auditoría, hay 8.000 centros asistenciales que han atendido a tres millones de personas, 22.700 parroquias… Con menos dinero estamos atendiendo más necesidades y más personas, y hemos incrementado un 10% la actividad asistencial.
P.- ¿La crisis ha influido en la recaudación?
R.- La crisis ha influido en varias cuestiones, no sólo en la recaudación. El número de personas que vienen a la Iglesia para actividades asistenciales, tanto del cuerpo como del alma, ha aumentado en más de un 50% en estos años de dificultad. Hay una mayor demanda de experiencia religiosa. Por otro lado, es verdad que las colectas generales han disminuido, porque la gente tiene menos dinero, pero las colectas finalistas han aumentado en campañas contra el hambre, para Cáritas, etcétera. También se ha incrementado el número de voluntarios en Cáritas y el número de vocaciones en los dos últimos años.
P.- ¿La actitud del Papa está influyendo en el acercamiento?
R.- El Papa está ayudando mucho a que personas que se sentían menos identificadas con el mensaje de la Iglesia se vuelvan a acercar. Es un Papa cercano, que sabe lo que pasa en la calle y que, sin cambiar el mensaje sustancial del Evangelio, está acercándolo a la gente y ayudando a que se redescubran sus valores. Su forma de actuar llama la atención y ha sido capaz de mover las conciencias de la gente en lo más básico, en lo que pasa cada día.
P.- De entrada, ha sido valiente con el tema de la pederastia, que tanto daño ha hecho a la Iglesia.
R.- La Iglesia está llena de pecadores y pensar que cualquier persona, aunque lleve un alzacuellos, va a ser menos pecador que usted o que yo es estar equivocado. Lo que pasa es que cuando uno descubre en las filas de los supuestamente buenos a gente pecadora, mala malísima, se escandaliza. Este asunto ha traído un baño de realidad sobre la naturaleza humana. Dicho esto, ha habido una intención malévola de extender ese tema a toda la Iglesia, como si todos sus miembros fueran pederastas, cuando no es así. La gran mayoría de los sacerdotes son personas que viven entregadas y con unos recursos materiales mínimos.
P.- En todo caso, la Justicia debe actuar por igual.
R.- Por supuesto. Si una persona es un canalla, si ha cometido un delito, sea sacerdote o no, tendrá que ir a la cárcel y nadie se tiene que rasgar las vestiduras por ello.
P.- La tolerancia ha de ser cero.
R.- Sí, la tolerancia de la Iglesia debe ser cero contra la pederastia y con todo aquello que supone una denigración de la dignidad de la persona, porque lo que se predica es lo contrario.
P.- ¿Cómo romper eso de que la Iglesia es una institución cargada de privilegios, como no pagar el IBI?
R.- La Ley de Mecenazgo de 2002 equipara el régimen fiscal de la Iglesia al de todas las fundaciones y al del resto de confesiones religiosas. Por tanto, decir que la Iglesia tiene un régimen privilegiado en materia de IBI es falso. Luego uno puede opinar si la catedral de Burgos es muy ostentosa o no, pero la Iglesia no tiene privilegios. Sólo hay que ver realmente cómo viven los más de 19.000 sacerdotes de España.
P.- ¿Veremos alguna vez a las mujeres ocupar un lugar igual al de los hombres en la Iglesia católica?
R.- Creo que la mujer tiene que ocupar el papel que merece en toda la sociedad. No sólo en la Iglesia, que también, sino en las empresas y en todos los ámbitos, para facilitar la igualdad y la conciliación. En el censo de la Iglesia hay 100.000 catequistas que están impartiendo la doctrina católica a los niños y jóvenes y más del 60% son mujeres, que son las que están transmitiendo la fe.
P.- Hay catequistas y monjas, pero ni acceden al sacerdocio ni ocupan puestos de responsabilidad.
R.- En España hay varias ecónomas diocesanas, que son gerentes y máximas responsables de la economía de una diócesis porque han demostrado ser las más capacitadas para ello. También están en los órganos de responsabilidad. Por ejemplo, en la notaría del Tribunal de la Rota hay un hombre y una mujer; el defensor del vínculo en el Tribunal de la Rota española es una mujer… Es verdad que hay una serie de oficios en la Iglesia que tienen que ver con el orden sagrado que están confiados a varones. Pero pensar que el papel de la mujer tiene que ser necesariamente sacerdote o obispo es reducir la visión real que puede tener la mujer en la vida de la Iglesia.
P.- ¿Cáritas es la mejor marca de la Iglesia?
R.- La marca Cáritas, junto con centenares de instituciones religiosas, son las de mejor reputación. Hay gente estupenda en ellas, que está dando su vida por los más necesitados. Se podría decir que Cáritas es una de las mejores marcas de la Iglesia, desde el punto de vista social, pero Cáritas es la misma Iglesia, como lo es la parroquia donde se reparten alimentos o se atiende el ropero. Ésa es la Iglesia. Y dividirla entre los curas, por un lado, y Cáritas, por otro, no vale.
P.- Tal vez, pero a la Iglesia la cuestionan, y a Cáritas no…
R.- En la sociedad se marca una gran diferencia entre dos iglesias: la preocupada por las cosas del cielo, que son los obispos y los curas, y la preocupada por las cosas de la tierra y los pobres, que es Cáritas y las monjitas. Esa separación es injusta, porque el Evangelio es sólo uno. Los 70.000 voluntarios de Cáritas están ahí porque viven la fe en una parroquia, atendida por un sacerdote.
P.- ¿Cree que el Gobierno sacará adelante la nueva Ley del Aborto?
R.- El PP dejó claro en su programa electoral que iba a propugnar una reforma que tutelara de manera razonable los derechos de los no nacidos pero ya concebidos. Hay que tener coraje para cumplir lo prometido, y el Gobierno debe cumplir lo que dijo en su programa electoral. Yo espero que lo haga.
P.- ¿Qué le parece el anuncio del PSOE de que, si gobierna, romperá el Concordato y cuestionará los acuerdos con la Santa Sede?
R.- Eso lo llevo oyendo en todos los procesos electorales de los últimos años y nunca pasa nada. No creo que si gobernaran lo hicieran. Yo hablo con muchos dirigentes del PSOE y nadie me lo ha planteado.
P.- Usted también es el presidente de la Cope. ¿El acuerdo con Vocento goza de buena salud o hay nubarrones, como dicen algunos?
R.- Nosotros tenemos buena relación con todos los medios, también con EL MUNDO. Pero con Vocento tenemos un acuerdo que goza de buena salud. No hay nubarrones .
P.- Sin embargo, dicen que con 13 TV las cosas van regular…
R.- 13 TV es la única cadena que no tiene una licencia en propiedad, porque hay adjudicatarios que no las explotan, sino que las alquilan. Y eso no tiene sentido. Yo espero que el Gobierno conceda nuevas licencias y lo haga con el criterio de dárselas a quienes las trabajan, como es el caso de la Conferencia Episcopal. Nosotros nos presentamos al concurso en 1999 y no se nos dio, y estamos de alquiler en una de las licencias que entonces se dieron. No parece justo.
P.- ¿Cree que el futuro de los periódicos de papel está en la fusión?
R.- La prensa escrita está en un proceso de transformación radical que tiene que ver con los hábitos de consumo de los españoles y es muy difícil que haya tantas cabeceras. La lógica dice que la viabilidad económica pasa por que, efectivamente, haya menos cabeceras.
P.- ¿Y qué interés tiene la Iglesia en los medios de comunicación?
R.- Tiene interés en que su labor de apostolado tenga reflejo en los medios de comunicación. Si es posible tenerlos porque las circunstancias políticas, jurídicas y económicas lo permiten, los tendremos.
P.- Vamos, que el futuro de la Cope pasa por comerle la merienda a Onda Cero y a la Ser…
R.- Hace 20 años algunos auguraron que, si no nos fusionábamos, desapareceríamos en dos años, pero la Cope está ahí, funcionando. Nuestro objetivo es seguir creciendo y claro que queremos alcanzar a nuestros competidores, a los que tenemos mucho respeto.
Vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, Fernando Giménez Barriocanal

Archivos de imagen relacionados

  • Barriocanal
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...