La Iglesia, la Justicia y la oposición marchan en silencio por Nisman

Un mes después de la muerte de Alberto Nisman, el fiscal que denunció por encubrimiento a Cristina Fernández de Kirchner (CFK) en la causa AMIA, Argentina continúa conmocionada: católicos y judíos, fiscales y jueces y todo el arco opositor emprenden una convocatoria histórica para marchar en silencio este miércoles 18 de febrero a las 18.00 hora local (22.00 hora peninsular española) desde el Congreso Nacional hasta la Casa Rosada.

No es la primera gran movilización autoconvocada -se prevé una asistencia cercana al un millón de personas- durante el kirchnerismo. Sin embargo, su principal diferencia radica en el respaldo institucional con el que cuenta: bajo el lema ‘Que el silencio signifique la paz que necesitamos’, el Poder Judicial, el Poder Legislativo -diputados y senadores opositores- y la Iglesia se reúnen sin banderas ideológicas para marchar por el esclarecimiento de una muerte que paralizó a la Nación y enlutó a la sociedad entera.

La Comisión Nacional de Justicia y Paz, que depende de la Conferencia Episcopal Argentina, manifestó el jueves que se adherirá a la marcha del silencio por considerar que se trata de “un acto no partidario y de valor republicano”. Asimismo, advirtió sobre “circunstancias de gravedad institucional”, exhortó a las autoridades a que “extremen los recaudos para el completo esclarecimiento de los hechos” y recordó que permanece impune la causa por el atentado contra la mutual judía.

Por su parte, la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) también ha confirmado su participación “para honrar la memoria de quien fuera titular de la Unidad Fiscal Especial de Investigación del Atentado a la AMIA, Alberto Nisman” por considerarla “una movilización ciudadana, pacífica y sin banderas políticas, que expresa y representa el sentimiento colectivo de lograr el real esclarecimiento del caso”.

La primera marcha organizada por fiscales

El Poder Judicial cuenta con una participación más que especial en la movilización: son los mismos compañeros de Nisman quienes deciden sumarse a la convocatoria y desafiar al Gobierno. “Dada la consternación y el dolor de todos los empleados, funcionarios y magistrados del Ministerio Público y el Poder Judicial y de toda la ciudadanía, queremos rendir un homenaje a nuestro compañero”, ha dicho el fiscal Guillermo Marijuán, quien, junto a sus colegas Carlos Rívolo y Carlos Stornelli, son algunos de los referentes que están al frente de la organización del 18-F. Se espera la presencia asimismo de miembros de la familia de Nisman.

“No interesa de qué sección política vengan. La muerte de Nisman tiene que ser un factor de unión”, ha manifestado Stornelli. Su colega Rívolo, haciendo hincapié en la espontaneidad de la movilización, afirmó: “Esto no se gestó por ningún político, sino que surgió de las entrañas mismas de la comunidad judicial y de la ciudadanía. Hubiéramos querido que toda la sociedad se exprese sin banderas políticas”. De la misma manera, el fiscal general Ricardo Sáenz, vicepresidente de la Asociación de Magistrados, apuntó contra los funcionarios judiciales afines al Gobierno y reveló las presiones que reciben al interior del Poder Judicial: “Una fiscal mandó emails a colegas para saber si iban a la movilización. Están pasando lista. Desde el kirchnerismo quieren deslegitimar a los convocantes para deslegitimar la marcha“.

De hecho, fue la misma Cristina Fernández quien criticó la convocatoria de los fiscales durante un discurso hacia la militancia que colmaba la Casa Rosada: “Nosotros nos quedamos con el canto y a ellos les dejamos el silencio, que es porque no tienen nada que decir o porque no pueden decir lo que piensan”. Luego insistió: “Somos el amor por la patria, el amor por el otro. Dejemos que los demás tengan odio. El odio termina enfermando”.

Por último, la convocatoria del 18-F (la primera marcha organizada por fiscales) también acrecentó las diferencias entre el kirchnerismo y la oposición. Los principales precandidatos presidenciales del arco no oficialista han confirmado su presencia -entre ellos Mauricio Macri y Sergio Massa-, al igual que los líderes de las centrales obreras -Hugo Moyano y Luis Barrionuevo- y la mayoría de los diputados y senadores del Congreso Nacional.

El kirchnerismo ‘marcha’ por su cuenta

El Gobierno ha tratado de deslegitimar la convocatoria y han calificado de “oportunistas” a los dirigentes políticos que anunciaron que irán a la marcha del silencio. El enfrentamiento se vuelve cada vez más candente y el desenlace aún es incierto. Por el momento, la Presidenta está imputada y la ‘causa Nisman’ continúa avanzando.

Mientras, el kirchnerismo prepara un acto para el mediodía de este miércoles en Zárate, en la provincia de Buenos Aires, para contraprogramar la marcha del silencio celebrando que la central nuclear Atucha II ha llegado al 100% de su capacidad energética; se espera la asistencia de unos 6.000 militantes. Está previsto que la propia Cristina Fernández de Kirchner lidere la concentración. La presidenta dejó inesperadamente su descanso en El Calafate y se fue a la quinta presidencial de verano de Chapadmalal, a pocos kilómetros del Mar de Plata, para celebrar el cumpleaños de su hijo Máximo, que cumple 38 años.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...