La Iglesia ha escriturado cinco bienes en Garísoain ante la indignación de los vecinos

El Arzobispado ha escriturado cinco bienes del concejo de Garísoain, localidad que tiene 32 habitantes y que ya no cuenta entre sus propiedades con la casa parroquial, un solar de unos 200 m2 adyacente a la misma, el atrio que circunda a la iglesia, la propia parroquia y las ruinas de la ermita de San Ciriaco.

Los vecinos de esta localidad, que pertenece al valle de Guesálaz, están "indignados", según su presidente, Javier Ilzarbe, y de hecho en un pleno se llegó al acuerdo de luchar por defender el patrimonio de Garísoain y "no hubo ningún voto en contra", como explica Ilzarbe. Es interesante saber que esta localidad funciona como concejo abierto y que todos los vecinos empadronados mayores de 18 años tienen derecho a voto. Tras la aprobación de ese acuerdo, el concejo se incluyó en la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro y ha comenzado a denunciar públicamente lo ocurrido.

El presidente se muestra muy rotundo cuando asegura que la Iglesia "nos ha robado". En Guesálaz hubo dos procesos de escrituraciones, las primeras, las que se refieren a los bienes que no son lugares de culto, se produjeron a principios de los años 80, mientras que la parroquia, se escrituró en el año 2004.

Ilzarbe explica que posee documentación en la que se demuestra que determinados bienes como la casa parroquial, que tiene cuatro plantas, y el terreno adyacente eran del pueblo. "Después de la desamortización de Mendizábal lo compró un vecino, que lo cedió al concejo. El pueblo a su vez les dejaba a la casa a los curas para que vivieran en ella, pero nunca se la dieron. Después lo escrituraron a su nombre y ahora tienen la vivienda alquilada, que sacan una buena renta", señala este presidente que añade que "el problema es que en aquella época no había escrituras y la iglesia se aprovechó de la buena voluntad de la gente", argumenta.

El atrio también se escrituró en aquella época y ahora existen varios problemas. Ilzarbe explica que el párroco ha colocado un pivote a la entrada del atrio que imposibilita el acceso rodado al cementerio de Garísoain, que es propiedad del Concejo. "No nos quiere dar la llave porque duda del uso que vayamos a hacer de ella, aun cuando le decimos que la queremos para ocasiones especiales como, por ejemplo, cuando vayamos a hacer obra en el cementerio. Incluso le hemos planteado firmar un documento, pero nada de nada", explica. Sobre la propiedad del atrio Ilzarbe también asegura que posee documentación. "Una parte del atrio antes era el cementerio, propiedad del Concejo, pero en 1880, la Diputación le exigió al Concejo que lo cambiase de sitio por la peste. Esto demuestra que el suelo en el que se hallaba el cementerio era de carácter municipal. Sin embargo, también lo escrituraron", señala. Otro aspecto curioso es lo que ocurre con la ermita de San Ciriaco. "Se escrituraron sus ruinas, porque el suelo sobre el que está es del pueblo, ¿para qué quieren unas ruinas?", se pregunta.

ha prescrito El presidente del Concejo se muestra muy molesto porque las escrituraciones de los años 80 ya han prescrito. "Han pasado más de 25 años y ya no podemos hacer absolutamente nada. Sólo sacarlo a la luz pública para que la gente vea qué es lo que hizo y está haciendo la iglesia, tanto en Garísoain como en otros muchos pueblos. Además, no tenemos ningún documento que nos dé la propiedad de estos bienes, aún sabiendo que son del pueblo".

Ya en el año 2004 el Arzobispado escrituró la iglesia románica. "Cuando cambiaron la ley y se permitió inmatricular los lugares del culto, pusieron la iglesia a su nombre. Es injusto porque el Concejo pagó el arreglo de la sacristía y del tejado. Para esto último, en los años 80, el Concejo tuvo que vender una casa de propiedad municipal", señala Ilzarbe que añade que "tienen pinchada el agua. No tienen contador, lo hemos denunciado a la Mancomunidad de Valdizarbe, pero no hacen nada", se queja.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...