«La Iglesia exige al Estado que imponga por ley la doctrina que ella es incapaz de transmitir a sus fieles»

En el artículo La Iglesia, del consenso a la confrontación, Santamaría lamenta que ya no exista entre el Episcopado una figura como el cardenal Tarancón, y es que “la Iglesia española se ha distanciado cada vez más de su espíritu conciliador y tolerante y ha perdido desde entonces una buena parte de la autoridad moral, el prestigio moral, prestigio y la influencia que él le devolvió”.

Menos gente sigue la doctrina católica
Advierte el politólogo del desprestigio de la Iglesia española entre la población, y es que “siete de cada diez adultos declaran que no siguen en sus conversaciones privados las orientaciones de la Iglesia”, datos que “los dirigentes eclesiásticos conocen muy bien”. Pero en vez de reflexionar y adaptarse “se empeñan en hacer responsable de su propia incapacidad a los demás” y por ejemplo “no hay más divorcios ni más abortos por que los permita la ley, sino porque hay menos gente que sigue las enseñanzas de la Iglesia” y ésta “se resiste a admitir que las sociedades evolucionan (…)”.

“A favor de las libertades o de su uso por algunos”
Así, Santamaría ofrece una de las clases de las movilizaciones de la Iglesia contra el Gobierno esta legislatura: “(…) lo suyo es mirar para otro lado y exigir al Estado que imponga por ley la doctrina que ella es incapaz de transmitir a sus fieles” y cree que “está en su derecho, pero debe ser consciente de que eso no la lleva a ninguna parte”. “La Iglesia debería explicar si está o no a favor de algunas libertades o sólo de su uso por algunos”, reclama.

El camino de la coherencia y de la unión
Para Santamaría no es una labor imposible la que tiene que acometer la jerarquía española, ya que en otros países como República Dominicana es de las instituciones que cuenta con más prestigio e influencia “porque es más coherente con sus principios, porque trabaja para unir y no para dividir”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...