La Iglesia española «no teme» ser incluida en la Ley de Transparencia

El portavoz de la Conferencia Episcopal rechaza que los obispos presionen sobre el aborto, pero insiste en que la legislación «debe ser revisada»

La Iglesia «no teme» ser incluida en la futura ley de Transparencia que prepara el Gobierno. Así lo manifestó ayer el obispo auxiliar de Madrid y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Martínez Camino. «La transparencia es el modo de actuar de la Iglesia con el dinero», zanjó en la rueda de prensa con motivo de la clausura de la 101 Asamblea Plenaria que ha reunido esta semana a los obispos españoles. Defendió que la Iglesia ya actúa con claridad y puso como ejemplo la memoria económica que entrega al Gobierno sobre la contribución que los españoles destinan mediante la casilla en la declaración de la renta. Además, anunció que han encargado una auditoria externa sobre esta aportación, que también harán llegar al Ejecutivo.

«Lo sustancial de esos informes relativos al destino del dinero que los ciudadanos dan a la Iglesia a través de su declaración de la renta se hace públicos», insistió Martínez Camino. Además, recordó que el organismo al que se entregan -la Agencia Tributaria- también es público. En cualquier caso, aseguró que si la nueva normativa exige otros requerimientos, no tendrán ningún problema en cumplirlos: «Bienvenida sea la transparencia, porque ya estamos en ella. No tenemos miedo, al contrario».

A este respecto, Martínez Camino negó que el dinero que el Gobierno entrega a los colegios católicos constituya parte de la financiación de la Iglesia. El portavoz de los obispos argumentó que esas partidas del Estado son para «garantizar que los padres tengan la libertad de elección del tipo de moral que quieren para sus hijos», como, en su opinión, también hace con los centros laicos o laicistas. «No es legítimo decir que ese dinero es para la Iglesia católica. Es para los padres que quieren ejercer ese derecho», razonó.

«La Iglesia no legisla»

Por otra parte, Martínez Camino rechazó las acusaciones de diferentes grupos políticos a la Iglesia de presionar al Gobierno sobre la futura legislación del aborto. «No es ninguna presión, sino un principio de la moral racional compartido por creyentes y no creyentes, que no se puede quitar la vida a un ser humano inocente», expuso el portavoz de la CEE. «La Iglesia habla y propone. Ni legisla ni quiere legislar, no es su cometido, pero la Iglesia puede y debe hablar sobre los principios rectores de la vida social, de acuerdo con los derechos fundamentales de la vida humana»». En cualquier caso, recordó que su postura en este tema es siempre la misma «con este Gobierno, el anterior o el precedente».

El portavoz de los obispos no quiso pronunciarse sobre la reforma que prepara el Gobierno de esta norma hasta tener el texto legal definitivo, pero insistió en que los obispos esperan que se «proteja la vida de todo ser humano».

Martínez Camino relativizó las declaraciones de algunos miembros del PSOE sobre la posibilidad de revisar los acuerdos con la Santa Sede si la Iglesia presiona sobre el aborto. «Son declaraciones enmarcadas en el debate político que no vamos a valorar. Las intervenciones de la CEE no son políticas y confiamos en que los actores políticos así lo entiendan», indicó. Reconoció, sin embargo, que la Iglesia «habla de cuestiones que tienen implicaciones políticas y creo que nadie va a negar ese derecho a la Iglesia, como no se lo niega a ningún actor de la vida social». Recordó, además, que la Iglesia tiene acuerdos con casi todos los Estados del mundo, «salvo con unos pocos de carácter totalitario», y «esto va a seguir siendo así».

Preguntado por el motivo por el cual el presidente de la CEE, Antonio María Rouco Varela, no ha sido aún recibido por Mariano Rajoy, el portavoz de la CEE señaló que existe «un contacto permanente y fluido» con el jefe de Gobierno y con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...