La Iglesia española insta a los obispos a levantar el secreto en casos de pederastia y no descarta ayudas con carácter «subsidiario»

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, no cree que haya resistencia a levantar el secreto en los casos de pederastia, como han denunciado algunas víctimas de abusos. «No sé, tendría que pensar en cada episcopado, pero creo que globalmente no existe esa resistencia», ha manifestado.

Al contrario, el portavoz de los obispos cree que la decisión ha sido «acertada» y que «tanto las víctimas como los acusados precisaban, a veces, un conocimiento que, por estar sometido al secreto, no se tenía», ha indicado.

También cree que los obispos inmersos en algún tipo de proceso deseaban que se eliminara el secreto porque este les dificultaba acatar las órdenes judiciales. «Si los jueces españoles nos piden a los tribunales eclesiásticos correspondientes una información, ahora el secreto pontificio no será una dificultad para ofrecer esa comunicación», ha señalado.

Secreto judicial

Tanto el portavoz episcopal como el Arzobispado de Barcelona han querido destacar también que el fin del secreto pontificio no comporta el del secreto judicial. Más claro no lo ha podido decir Argüello. «Las comunicaciones se harán en función de la propia legislación y respetando los derechos de todas las partes del proceso. Que se abola el secreto pontificio no quiere decir que los procedimientos pasen a ser de una publicidad periodística», ha subrayado.

El episcopado español espera también que la supresión del secreto pontificio le permita conocer «algunos datos» sobre  los casos de abusos en España de los que hasta ahora solo tenía conocimiento Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano.

«En el conjunto de España no (tenemos un dato de casos de abusos), pero pensamos, precisamente, que esta supresión del secreto pontificio permitirá a la Congregación (para la Doctrina de la Fe del Vaticano), seguramente, ofrecernos algunos datos, eso dependerá de la Congregación», ha indicado Argüello.

6.000 casos

El oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe Jordi Bertomeu asegura en una tribuna en la revista Palabra, que de 2001 a 2019, el Vaticano ha gestionado unos 6.000 casos de abusos sexuales a menores cometidos por clérigos.

Respecto a las indemnizaciones a las víctimas de abusos en la Iglesia española, Luis Argüello ha precisado que aunque no contemplen un fondo compensatorio, no descartan ayudas con carácter «subsidiario», es decir, de forma complementaria a la responsabilidad que asuman el autor del delito y la institución a la que pertenezca, como una congregación religiosa, una diócesis o un colegio.

«No se excluye la posibilidad de una ayuda económica por quien tenga que hacerlo, puede ser una diócesis, una congregación religiosa o una institución diversa. Lo que a nosotros no nos parecía oportuno es establecer a priori por parte de la CEE un fondo así, sino sí estar dispuestos para abordar estas situaciones desde el principio de subsidiaridad. La responsabilidad primera es de las personas y de las instituciones a las que pertenecen», ha precisado Argüello.

Otras conferencias episcopales europeas prevén ayudas. La francesa, de entre 3.000 y 5.000 euros, y la alemana, de entre  40.000 y 400.000 euros según la gravedad de cada caso.

El rescripto papal obviamente no modifica el secreto de confesión, que sigue quedando como está. Tampoco implica la publicación y difusión de documentos del proceso en curso. La confidencialidad para las víctimas y los testigos está, de hecho, siempre protegida. Pero a partir de ahora la documentación tendrá que ponerse a disposición de las autoridades civiles para la investigación de los casos ya afectados por un procedimiento canónico.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...