La Iglesia española ganará peso en Roma gracias al éxito del viaje

El número de cardenales electores puede crecer en los próximos meses El episcopado sale reforzado para negociar con el próximo Gobierno

Una de las repercusiones inmediatas de la buena marcha del tercer viaje de Benedicto XVI a España se traducirá en un incremento de la influencia de la jerarquía católica española en el Vaticano. Ello comportará un aumento de la presencia en el colegio cardenalicio de purpurados españoles con mando en plaza, o sea al frente de una diócesis o de un organismo de la Santa Sede, según coinciden en señalar distintas fuentes eclesiásticas. La ampliación de la nómina de purpurados compete al Papa y es de esperar que no se demore más allá de unos meses.

La representación de cardenales españoles con derecho a voto en caso de convocarse un cónclave se limita en la actualidad a los titulares de las diócesis de Madrid y Barcelona, Antonio María Rouco Varela y Lluís Martínez Sistach, respectivamente, y al presidente del ministerio para el Culto Divino y exarzobispo de Toledo, Antonio Cañizares. A ellos se les uniría Carlos Amigo, jubilado como responsable del arzobispado de Sevilla, pero que todavía no ha cumplido los 80 años, edad en la que los príncipes de la Iglesia dejan de tener poder de decisión para elegir al sucesor del Papa. En la elección de Ratzinger, en el 2005, participaron un total de seis cardenales españoles.

Mucho más incierta es la cosecha de vocaciones que reportará la segunda edición española de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), uno de los objetivos proclamados de este tipo de acontecimientos. La primera JMJ, celebrada en Santiago de Compostela, en 1989, a la que acudió Juan Pablo II, no logró detener la sangría de efectivos que sufren los seminarios españoles. Resta también por ver si logrará frenar la caída de matrimonios católicos, que desde el 2009 están por debajo de las bodas por lo civil.

En el plano político, la buena sintonía del papa alemán con la cúpula católica española reforzará la posición de esta como interlocutora con el Gobierno que salga de los comicios de otoño.

LA CLASE DE RELIGIÓN / Tras haberse resuelto la reforma de la financiación de la Iglesia española de forma satisfactoria para sus intereses, una de las cuestiones que el episcopado español considera que es urgente abordar es la revisión del estatus de la clase de Religión en la escuela pública.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...