La Iglesia es la Institución que más está sacando al Bicentenario

Quedan apenas 20 meses para que dé comienzo la celebración del Bicentenario de la Constitución de 1812 y, sin embargo, los grandes proyectos continúan empantanados o no estarán para el Doce. Es el caso de la Ciudad de la Justicia, del nuevo hospital, del hotel Varcárcel o de la ampliación total del Parador Hotel Atlántico. No obstante, hay una institución, como es la Iglesia, y más concretamente el Obispado de Cádiz y Ceuta, que ha sabido aprovechar la situación y jugar bien sus cartas, actuando con bastante tiempo de antelación y con insistencia con el objetivo de garantizarse que todo lo que a ella concierne estaría listo para la celebración.

La fórmula es siempre la misma, restauración a cambio de prestar el recinto para actividades culturales durante 2012. Un tipo de convenio que está utilizando tanto el Consorcio para el Bicentenario, como el Ayuntamiento de Cádiz, a través de la Oficina del Doce.

El proyecto más ambicioso que tiene que ver con el patrimonio eclesiástico de la ciudad está siendo la rehabilitación del Oratorio de San Felipe Neri. Fue uno de los últimos convenios firmados por el ex presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, en 2008. El templo está siendo adaptado para acoger las principales actividades de la conmemoración y, entre otros actos, será el espacio donde se celebre la XXII Cumbre Iberoamericana.

Este templo barroco del siglo XVII fue sede de las Cortes de Cádiz, que proclamaron la Constitución de 1812 y es Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, desde 1985. Según establece el convenio, la Administración autonómica, a través de la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio, se encarga de rehabilitar el inmueble, a cambio de que el Obispado permitira que en él se desarrollen las actividades del aniversario. Igualmente, el acuerdo recoge la puesta a disposición de la Junta del edificio anexo al Oratorio, para que pueda ser utilizado por un plazo de 30 años, a cambio de una contraprestación global de 3 millones de euros, que se terminará de pagar en 2016, a razón de 375.000 euros al año.

Pero el primer templo que se sujetó a este tipo de acuerdo fue el de la Palma, cuyas obras comenzaron en 2006. Para la rehabilitación, el Ayuntamiento de Cádiz invirtió más de 471.000 euros. El templo estuvo cerrado al culto durante 17 meses, abriéndose de nuevo en octubre de 2007. Los trabajos se basaron en la rehabilitación de la cúpula y cubierta de la Iglesia, de las salas parroquiales, de la nave del templo, y la instalación del cableado. En este sentido, cabe destacar que la Parroquia de La Palma decidió incluir en el presupuesto presentado el adecentamiento de la fachada del templo de Capuchinos para mejorar su aspecto. Así, parte del montante destinado a la ejecución de las obras de mejora del templo de la Palma se destinaron al pintado de la fachada de Santa Catalina.

Con la Iglesia Conventual de San Francisco, el Obispado también firmó tres convenios, por un total de 496.639 euros (el último de ellos se firmó el 24 de noviembre de 2008 por 310.208, que iban a ser destinados al arreglo del exterior del cimborrio y del interior de la cúpula de la capilla, ya finalizado). A esto hay que sumar la actuación que el Consistorio ha sufragado en los últimos meses para restaurar la capilla del Nazareno del Amor, un trabajo encomendado a Mari Paz Barbero que culminó con éxito hace unos meses.

La comunidad carmelita también firmó un acuerdo con el Consistorio en marzo de 2009 para llevar a cabo la rehabilitación de la fachada principal de la Iglesia, incidiendo especialmente en el estado de las espadañas, gravemente deterioradas. Esta actuación, que todavía está en proceso, alcanza una inversión municipal que supera los 435.000 euros de presupuesto. Actualmente, los andamios siguen en la fachada de la Iglesia, porque se está acometiendo ya la restauración de la fachada, una fase que se vio paralizada por el mal tiempo. Con todo, se espera que a lo largo del verano culmine dicha intervención, a la espera de poder firmar otro convenio para la restauración de los retablos.

La orden dominica también se ha visto beneficiada en la carrera del Bicentenario. La comunidad firmó un convenio con la alcaldesa de la ciudad para la rehabilitación del patio de la Iglesia Conventual de Santo Domingo, a lo que hay que sumar al acuerdo suscrito con la Fundación Sánchez Ramada, por la que el Ayuntamiento se comprometía a hacerse cargo de la restauración del carrillón del campanario de San Domingo. En la actualidad, ambosproyectos son una realidad.

En marzo de 2007, el Consistorio suscribió el acuerdo con los mercedarios para la restauración de la Iglesia de la Merced y de la torre, ya hoy terminada la actuación en la torre campanario.

Cofradías
El Ayuntamiento también firmó un acuerdo con la Cofradía del Nazareno para la restauración del retablo por 24.000 euros. Las obras relacionadas con el barrio de Santa María en lo que a patrimonio religioso se refiere no acabaron ahí, puesto que también cabe hacer mención a la actuación que el Consistorio afrontó para la reconversión de la Casa de la Contaduría en lo que hoy es el museo de la Catedral, donde se custodia un patrimonio muy importante.

En San Lorenzo, el Ayuntamiento colaboró en la restauración del retablo y hoy por hoy está afrontando la rehabilitación de la capilla de los Siervos de Servitas para mejorar la estructura de la misma.

Otra de las actuaciones es la relacionada con la Hermandad de la Santa Caridad quien, a través de un protocolo municipal de intenciones selló la restauración de la iglesia de San Juan de Dios, cuya fachada ya ha sido terminada. No obstante, la esencia del convenio empezará a dar frutos a mediados de 2011. La oficina técnica de Urbanismo ha elaborado un informe de cada una de las actuaciones necesarias en la iglesia de San Juan de Dios, en la sacristía, en la capilla privada de la Santa Caridad y en el resto de dependencias de la corporación. Dichos informes se irán materializando en diferentes convenios ejecutivos en función de las necesidades y urgencias del proyecto global, así como de los recursos económicos del Ayuntamiento.

En los planes de la Santa Caridad están, además de la rehabilitación de la iglesia, la restauración de los altares y la dotación de una mejor iluminación y sistema eléctrico. Además, se plantea la restauración y puesta en valor de la capilla doméstica situada en la primera planta del edificio, la recuperación de la biblioteca y la habilitación de un espacio museístico. Las intervenciones se completarían con la adecuación de un columbario bajo la sacristía del templo y la habilitación de los accesos y comunicaciones oportunas entre el templo y las dependencias de arriba.

Por otro lado, el Ayuntamiento comineza hoy, y con tres meses de retraso sobre lo previsto, las obras de reforma de la capilla del Beato Fray Diego José de Cádiz, ubicada en la calle Bendición de Dios, y cuya finca venía utilizándose como casa hermandad de la Cofradía del Prendimiento.

En un principio, los trabajos iban a comenzar a primeros de diciembre, con un presupuesto que ascendía a 107.000 euros y un plazo de ejecución de cuatro meses. El Obispado finalizó hace unos meses la primera fase de los trabajos, consistentes en el remozado de la parte exterior del eficicio. Dicha actuación se centró en la consolidación de la estructura y la reparación de elementos de la cubierta. Ahora el Ayuntamiento, a través de la Delegación de Urbanismo, se hará cargo de la renovación del alcantarillado y la adaptación de las instalaciones de fontanería y electricidad. Además se llevará a cabo una actuación profunda en los revestimientos y en parte de la carpintería interior, así como la limpieza de la fachada, y el pintado del inmueble, tanto interior como exterior.También se limpiará la capilla de la humedad y se aplicará un tratamiento para aislarla de la misma a posteriori.

Dicha actuación conllevará el levantamiento de la solería y de los azulejos del patio para desmontar el saneamiento actual. La solería de la planta baja irá en mármol blanco, revistiéndose también de este material los peldaños de la escalera hasta la primera planta, sustituyéndose los elementos dañados de la escalera de madera de acceso al coro de la capilla.

El Obispado por su parte, refozó el techo del corredor en torno al patio y los forjados para garantizar la seguridad del edificio de la calle Bendición de Dios, que apuntaba riesgo de derrumbe. Todo ello con un presupuesto que ascendió a los 71.300 euros.

En este sentido, hay que tener en cuenta que aunque todos estos inmuebles son propiedad del Obispado, también son patrimonio de la ciudad, para el uso y disfrute de los gaditanos. Unas inversiones que bien aprovechadas pueden revertir en importante beneficios para el municipio, sobre todo de cara al turismo.
Muestra de ello es también el último convenio firmado hace unos días entre el Consorcio para la Celebración del Bicentenario y el Obispado. Un acuerdo por el que se podrán recuperar más de un millón de documentos entre el Archivo Diocesano y la Biblioteca de San Bartolomé.

Entre otras cosas, permitirá recuperar El Diario de Sesiones de las Cortes de Cádiz, las cartas entre las autoridades eclesiásticas y civiles o los datos demográficos de la capital gaditana en 1812. El legado se pondrá disposición de todos los ciudadanos, previa catalogación, y digitalización.

Con semejante currículum en menos de seis años, dada la fuerte crisis económica que impera, a la Iglesia se le puede criticar más o menos,pero lo que no se le puede negar es que ha sido la Institución que más ha sabido aprovechar la efeméride.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...