La Iglesia es antisistema

Los obispos vuelven a llamar a los suyos a desobedecer la Ley en caso de que salga adelante la que tiene que ver con la muerte digna. Sus batallas contra el aborto o el matrimonio homosexual son otros ejemplos de rebelión contra el Estado.

Se supone que la Ley es la máxima autoridad de nuestro sistema. Pero la Iglesia no debe saberlo.

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha mostrado nuevamente su cara menos amable y ha asegurado que el proyecto de Ley de muerte digna "abre la puerta" la eutanasia, por lo que ha hecho un llamamiento a la desobediencia.

La CEE asegura que "las leyes que toleran e incluso regulan las violaciones del derecho a la vida son gravemente injustas y no deben ser obedecidas", y los obispos insisten en que no deben mandar las mayorías, sino la adecuación de las leyes a la "dignidad humana".

El portavoz de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino, ha advertido que el texto difundido "no debe ser recibido como un ataque a nadie, sino como una contribución al necesario debate, que debe ser sosegado".

No es la primera vez que la Iglesia llama a sus seguidores a una rebelión activa contra lo que ha sido decidido democráticamente, o contra aquello que la sociedad considera positivo y adecuado.

Los ataques de este organismo, que a menudo actúa como un lobby religioso, se recrudecieron tras la victoria socialista en 2004, cuando comenzaron sus ataques contra la Ley del Aborto y se opusieron con saña a los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Al final fueron perdiendo fuerza sus ataques, pero los obispos continúan tratando de sacar miles de personas a la calle para protestar conrta el aborto, maquillándolo de marchas por el "derecho a la vida".

El nuevo llamamiento a la desobediencia, al crimen, en definitiva, no debería sorprendernos a estas alturas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...