La Iglesia de Australia reabre un escabroso caso de abusos

A cuatro días de la llegada del Papa, la Iglesia Católica de Australia decidió ayer reabrir el polémico caso de un sacerdote acusado de abusos sexuales cometidos hace 25 años. El arzobispo de Sidney, George Pell, anunció que una comisión independiente investigará los hechos, que han vuelto a salir a la luz pública tras unas conversaciones telefónicas difundidas esta semana por la televisión estatal ABC.
El sacerdote en cuestión, Terence Goodall, fue excomulgado y condenado por abusar en 1982 de Anthony Jones, que entonces tenía 28 años y que denunció los hechos 20 años más tarde. La conversación telefónica muestra que el párroco violó a Jones y que no fueron relaciones consentidas, como quedó reflejado en la sentencia contra Goodall, quien no tuvo que ingresar en prisión. Según las últimas revelaciones, Pell tenía conocimiento de que Goodall también había abusado de una joven de 16 años, había hecho proposiciones deshonestas a dos seminaristas y había invitado a monaguillos a bañarse desnudos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...