La iglesia «Cristo Vive» la nueva Inquisición

Porque de no existir un Estado fuerte y laico, tenga usted la plena seguridad de que algunas sectas no vacilarían en una guerra santa para imponer una religión de Estado

Es normal que los pastores de la iglesia “Cristo Vive” dediquen su ministerio a la salvación de almas para el Señor, pero no tienen por qué arrogarse actitudes mesiánicas que rayan en la discriminación y la homofobia, en un abierto desafío a las normas de convivencia establecidas de manera democrática dentro de un Estado laico que, a costa de varias guerras y la pérdida de muchas vidas, dejó de ser confesional y oscurantista.

Porque la manifestación pública que organizaron en contra de una comunidad que tiene preferencias sexuales diferentes, es una clara muestra de intolerancia y discriminación. ¿Con qué derecho estigmatizan a una comunidad que califican de anormal y abominable? Todo ello a sabiendas de que tal señalamiento es una incitaciónal odio y la persecución.

Es la misma condición persecutora que por casi dos milenios mantuvo la iglesia católica en contra de los judíos. Aún se recuerda aquel rezo que advertía de la “perfidia judaica”, agresión que con otros términos se hizo extensiva a los musulmanes, ataques vigentes hasta los años 60’s en que Ángelo Roncalli (Juan XXIII), canceló ese tipo de oraciones cargadas de odio, asunto que culminó en el Concilio Vaticano II donde el alto clero reconoció culpas de hogueras, torturas e inquisiciones, en un hecho inédito de arrepentimiento y expiación.

Por eso resulta inaceptable que hoy los pastores de la comunidad Cristo Vive pretendan someter a los coahuilenses según lo dicta el dogma de su religión. Recordemos que los cristianos primitivos eran una iglesia perseguida y que después del Concilio de Nicea (año 325), donde se consolidó el cristianismo comola fe del imperio romano, la iglesia perseguida se convirtió en persecutora de otras religiones y creencias.

Por eso existen sectas que no toleran una ley civil que fue votada en un Poder Legislativo electo en forma democrática, el mismo que hoy acusan de falsificar y corromper la institución matrimonial que ellos consideran única e inmutable, pues su fanatismo cuadrado los hace creer que las normas de su iglesia son leyes naturales y divinas.

Porque para estos levíticos portadores de la cólera de su dios, los homosexuales y lesbianas, que son una realidad humana, no tienen derecho a ejercer su sexualidad ni a contraer matrimonio, vaya, ni tan siquiera a existir, ya que, según dicen, todos ellos en su iglesia son “curados” con disciplina y oración.

Y todo ello hace pensar que “Cristo Vive” es una nueva inquisición persecutora cuyas acciones buscan la guerra santa en tiempos de paz y que, asimismo, anhela la tiranía en esta época de plena libertad.

Porque de no existir un Estado fuerte y laico, tenga usted la plena seguridad de que algunas sectas no vacilarían en una guerra santa para imponer una religión de Estado, como sucedió con el nacionalcatolicismo en España, donde el fanatismo mató a millares, entre ellos a Federico García Lorca por ser homosexual, el poeta que amaba la vida diciendo: “Vivir y ver vivir es para mí lo primero, yo soy vidista antes que nada”, una oración que deberían rezar los de Cristo Vive, “para —como dijo Cela— dejar seguir viviendo a los demás, que tampoco la vida es mal arte, sino saludable costumbre y benevolente inercia”.

mani anti gay de la iglesia Cristo vive en México 2014

Archivos de imagen relacionados

  • mani anti gay de la iglesia Cristo vive en México 2014
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...