La Iglesia considera que sus bienes gozan de una ´protección razonable´

Desde la diócesis valenciana creen que no existe la medida de seguridad perfecta como se ha demostrado en el robo del Códice Calixtino de Santiago

La Diócesis de Valencia no cree que tras el robo del "Códice Calixtino" de Santiago de Compostela se tengan que repasar todas las medidas de seguridad en los centenares de templos existentes que contienen obras de arte. De hecho, este último robo se ha producido pese a un férreo control de acceso a la obra en cuestión (sólo tres personas podían llegar a él). Jaime Sancho, Presidente de la Comisión Diocesana de Patrimonio, explicó ayer que la iglesia valenciana cuenta con una "razonable protección" de su patrimonio artístico.

Sancho entiende que la religión "no tiene mercado, no existe un atractivo económico por sus obras"; el único valor que tienen es el religioso, el sentimental y devocional. Además, a todo ello, se añade un factor que puede ayudar a proteger el patrimonio existente en catedrales, iglesias y otros templos menores; y es el hecho de que las obras esten valoradas y catalogadas por la Generalitat Valenciana. De este modo, en caso de robo, es mucho más difícil su posterior venta en el mercado negro de cualquier país.

Aún así, en la Iglesia existen unas normas diocesales de patrimonio. Las parroquias con imágenes, pinturas o reliquias de valía económica o artística deben de incorporar sistemas de detección de personas. Los templos más modernos ya han colocado cámaras de vigilancia que permiten recoger en vídeo y fotografía lo que acontezca en los accesos e instancias interiores de los edificios religiosos.
"Nunca existe la medida de seguridad perfecta" arguyó Sancho, quien añadió que "lo que no se puede hacer es poner un policía en cada calle".
Por eso, revindicó el papel de la educación, de la cultura de la gente. "La lucha contra el robo es una corresponsabilidad de todos con todo. Es necesario que exista una conciencia social de que obrar así está mal" relató. "Antes todo el mundo vigilaba. Ahora entran a robar en una finca y nadie se entera, puesto que todo es muy sofisticado", concluyó el religioso.

Templos depósito
En otras comunidades autónomas y ante la presencia de ladrones especializados en robar obras de arte religioso, las autoridades han decidido buscar iglesias depósito que concentren las pinturas, tallas y reliquias más valiosas.
Con la creación de estos "museos" implantados en Cataluña y Aragón -fundamentalmente- se consigue mejorar la protección y así se evitan los asaltos a ermitas recónditas o en las que la presencia de sacerdotes es muy puntual.
En Valencia dos grandes templos concentran las obras más importantes por su valor económico y artístico. Se trata de la iglesia del Patriarca y la Catedral de Valencia. La discreción y el acceso reducido a las principales imágenes, pinturas u objetos de valor es la clave para que no se produzcan hurtos.
Ayer, en estas mismas páginas se daba cuenta del tesoro escrito de la Seo de Valencia. Una docena de manuscritos de gran valor -aunque no comparables al de la capital de Galicia- se esconden en un lugar que sólo unos elegidos conocen.

Expolios en conventos, robos de imágenes y daños en las obras de
Hace ahora dos meses que unos ladrones robaron la talla de escayola de la Virgen de la Cova Santa de Altura, además del reliquiario y dos cajas fuertes con el dinero recaudado por los feligreses que acuden a este lugar de peregrinación. Una figura de gran valor sentimental, no en vano es la patrona de la diócesis de Segorbe-Castelló. No es el único caso de asaltos a ermitas para robar o para, simplemente ejecutar actos vandálicos.

En Dénia, en una de las "ermitas de la reconquesta" -la de Santa Llúcia- unos jóvenes destrozaron la imagen de la santa en 2005. También en la pasada década robaron en el museo del castillo de la capital de la Marina Alta. En 2007 le tocó a la ermita de Sant Miquel en la Font d'En Carròs. Son casos aislados pero que reflejan lo fácil que puede ser dañar los edificios e imágenes religiosas de los pueblos y ciudades de la Comunitat Valenciana.
Otra cosa son los expolios en yacimientos arqueológicos y en varios conventos o palacios valencianos. Con proyección mediática resultaron los expolios del Convent de Sant Josep de Valencia y el de Santa Clara de Xàtiva -con un ir y venir de obras pertenecientes a estos edificios religiosos-.

También fue sonado el caso de la cerámica del siglo XVIII del palacio de Vallvert en Valencia, en el que finalmente se recuperaron los 1.800 azulejos y las dos vidrieras.

Cueva del Paleolítico
En la Cova de Bolomor (Tavernes de la Valldigna) con pico y martillo arrancaron este importante yacimiento del paleolítico conocido como el Atapuerca valenciano. Fue en el año 2005 y puso de manifiesto el estado de inseguridad en el que se encuentran nuestras obras de arte, sean del periodo histórico que sean. Cuevas rodeadas de rejas e inaccesibles son la imagen actual de muchas de nuestras montañas.
arte

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...