La Iglesia cierra filas en torno al Papa

El decano del Colegio Cardenalicio defiende a Benedicto XVI de las críticas por la gestión de de los casos de pederastia El predicador de la Casa Pontificia rectifica y pide perdón por comparar los ataques a la Iglesia con el antisemitismo

La Iglesia católica cierra filas en torno al Papa en plena tormenta provocada por los escándalos de pedofilia en el seno del clero. El decano del Colegio Cardenalicio, Angelo Sodano, le ha dicho hoy a Benedicto XVI que "no está solo", que toda la Iglesia está con él y que los fieles no se dejan "impresionar" por las "murmuraciones del momento", en referencia a las críticas por la gestión de los casos de pederastia.

También el predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa, ha rectificado y ha pedido hoy perdón por las palabras que pronunció en la homilía del Viernes Santo y en las que comparó los ataques que está sufriendo el Papa a causa de los escándalos de pedofilia con el antisemitismo. Según el Predicador, el Papa "no solo no inspiró" sus polémicas palabras sino que "como todos los demás, las escuchó por primera vez durante la liturgia", en la Basílica de San Pedro.

Sodano felicita al Papa

En su mensaje de felicitación pascual al Pontífice al comienzo de la Misa de Resurrección el cardenal Sodano ha dicho, dirigiéndose a Benedicto XVI: "Está con usted todo el pueblo de Dios, que no se deja impresionar por las murmuraciones del momento, para golpear a la comunidad de creyentes".

Al final de su alocución, el cardenal ha declarado: "La Iglesia está con usted, con usted están los cardenales, colaboradores, obispos y los 400.000 sacerdotes que sirven generosamente al pueblo de Dios en las parroquias, las escuelas, los hospitales y en las misiones". El cardenal ha expresado su "gratitud" al Papa por la "fortaleza de ánimo y el coraje con el que anuncia el Evangelio de Cristo".

Sin intención hostil

"Si contrariamente a mi intención he herido la sensibilidad de los hebreos y de las víctimas de la pedofilia, lo lamento sinceramente y pido perdón, reafirmando mi solidaridad con unos y con otros", ha declarado Cantalamessa en una entrevista al diario italiano Corriere della Sera. Cantalamessa ha asegurado que no planteó su comparación de modo directo sino que lo hizo a través de la carta que le había mandado un amigo judío.

La misiva "parecía un testimonio de solidaridad" con el Papa, ha declarado. "Mi intención era amistosa, todo lo contrario que hostil", ha puntualizado. "No creo que se pueda comparar el antisemitismo a los ataques contra la Iglesia de estos días y creo que tampoco lo quería hacer mi amigo judío. El no se refiere al antisemitismo de la Shoah sino al antisemitismo como hecho de cultura más que como efectiva persecución", ha agregado el Predicador.

En la carta citada por Cantalamessa durante la liturgia del Viernes Santo, su amigo judío decía: "Estoy siguiendo con disgusto el ataque violento y concéntrico contra la Iglesia, el Papa y todos los fieles de parte del mundo entero. La utilización del estereotipo, el pasaje de la responsabilidad y la culpa personal a la colectiva me recuerdan a los aspectos más vergonzosos del antisemitismo".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...