La Iglesia Católica se hace protestante

Lo siento, pero no lo puedo remediar: me parece impresionante que José Luis Rodriguez Zapatero esté consiguiendo que la Iglesia Católica española se empiece a identificar con el protestantismo. Conste que no se si eso es positivo o negativo y tampoco se para quién será eso una buena noticia. Pero a mí me parece impresionante que democráticamente, sin tensiones ciudadanas y sin darle tres cuartos al pregonero, los católicos españoles empiecen a ser como los protestantes europeos.

El portavoz de la Conferencia Episcopal ha dicho más o menos lo siguiente: los políticos que han votado a favor de la ley del aborto están en pecado. Hasta ahí lo normal en la Iglesia Católica.

Los políticos que han votado a favor de la ley del aborto no podrán recibir la comunión si no se confiesan previamente. Todo normal en las normas del catolicismo.

Pero ahora viene la sorpresa: no será bastante la confesión, será necesaria una declaración pública una vez confesado el pecado.

Hasta ahora tenía como norma aceptada por los católicos que la confesión era un acto entre un sacerdote y un pecador y ahí terminaba la cosa.

Pero ahora se exige una confesión pública.

Seguro que habréis visto películas americanas en las que los fieles se confiesan en público y en alta voz. Cosas de protestantes, pensábamos.

Pues no, la Iglesia Católica española exige que la confesión sea pública. No basta el confesionario, hace falta contarlo en un periódico o una emisora de radio para que el pecado de votar la ley del aborto le sea perdonado al pobre diputado católico.

De verdad, la actuación del portavoz de la Conferencia Episcopal me ha parecido el acto más ecuménico que he presenciado hace tiempo.

No se si la cosa es importante o no, pero la unidad entre los católicos y los protestantes está hoy un poco más cerca.

 

Luis Solana es militante socialista y promotor de nuevas tecnologías

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...