La Iglesia Catolica pretende que el Rey no firme Ley Matrimonio homosexual

La Iglesia española considera que el Rey no debe sancionar la ley que permitirá los matrimonios de personas del mismo sexo una vez que sea aprobada por las Cortes. La Conferencia Episcopal, a través de las declaraciones hechas por un portavoz oficial a El Mundo, hace así extensiva a Don Juan Carlos su nota del pasado viernes en la que exigía a los católicos una oposición "clara e incisiva" a la norma.

   El secretario y portavoz de la Conferencia Episcopal, José Antonio Martínez Camino, aseguró que la citada nota "establece un principio general, sin señalar a personas concretas. Afecta a todos los católicos, pero también a todas las personas con recta formación moral".

   "No va a haber declaración oficial al respecto, pero la nota de los obispos está tan clara que no es necesario especificarla más. Como reza el texto episcopal del pasado día 5 de mayo, 'los católicos han de oponerse a ella [la ley] de forma clara e incisiva'. Los obispos se dirigen claramente a todos los católicos sin distinción. Si el Rey es católico, también a él le afecta el derecho y el deber de la objeción de conciencia ante una ley radicalmente injusta que corrompe la institución del matrimonio", asegura la versión oficial de la Conferencia Episcopal.

   Fuentes de la Iglesia citaron el "ejemplo" de lo que hizo en 1990 el entonces rey de los belgas, Balduino, cuando el Parlamento de su país aprobó la ley del aborto y él, negándose a sancionarla "en conciencia", abdicó durante 36 horas.

   Sin embargo, pese a que tanto los obispos españoles como la jerarquía vaticana desean que Juan Carlos I haga lo mismo que Balduino, expertos constitucionalistas señalan que resulta legalmente imposible que el Rey no sancione la norma.

   La función de "sancionar y promulgar las leyes", establecida en el artículo 62 de la Constitución, consiste en una especie de fe notarial, sin que esté prevista siquiera la posibilidad de discrepancia o escrúpulo ante lo aprobado por las Cortes.

    Además, según el artículo 64, todos los actos del Rey, salvo los nombramientos de los miembros de su Casa, deben ser "refrendados por el presidente del Gobierno y, en su caso, por los ministros correspondientes".

La FELGT censura a la Conferencia Episcopal por politizar la figura del Rey 

Europa Press-.La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGT) censuró hoy a la Conferencia Episcopal Española por politizar la figura del Rey, Don Juan Carlos, al pretender, que el Rey no sancione la ley que regulará el matrimonio entre parejas gays, tal y como informa hoy "El Mundo".
   Este colectivo considera que esta propuesta es "un desatino más de la dirección de la Iglesia católica". La presidenta de la FELGT, Beatriz Gimeno, recuerda a la CEE que "el Rey tiene un papel de garante de la democracia en un sistema político de monarquía parlamentaria como es España tal y como establece la Constitución".
   "El Rey es una figura institucional que ha de garantizar los principios constitucionales y como tal también representa a gays, lesbianas, transexuales y bisexuales", añade Gimeno en un comunicado.
   A su juicio, la intención de los obispos "de imponer, incluso al rey, su criterio moral, social y político" hace retroceder a la sociedad a la Edad Media, época en la que "el Papado quiso mantener su prevalencia sobre el poder político de los reyes". "La jerarquía católica se ha quedado en las guerras entre güelfos y gibelinos", concluye. 

Políticos y jueces recuerdan que el Rey no puede negarse a firmar la ley del matrimonio gay

Telecinco-.La noticia de la Conferencia Episcopal pretende que el Rey, en su condición de católico, no debe sancionar la ley que permite los matrimonios entre parejas homosexuales, ha levantado ampollas. Jueces, políticos y asociaciones de gays y lesbianas han criticado esta sugerencia.  

Una de las primeras reacciones ha venido de la mano del ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, quien ha afirmado que el Jefe del Estado siempre se ha caracterizado por el "cumplimiento impecable" de la Constitución, al tiempo que ha asegurado que quien intenta involucrar al monarca en algún suceso relacionado con sus competencias no le hace "ningún buen servicio".  

El titular de Justicia ha recomendado "calma" con respecto a esta modificación legal todavía en tramitación parlamentaria, y ha recalcado que conviene "no confundir" porque la modificación sólo implica "abrir un régimen jurídico" a personas que quieran "valerse de él libremente". 

López Aguilar ha dicho que respeta la objeción de conciencia y que, por ello, estima que no conviene "banalizarla" porque dicho objeción debe tener fundamento en la Constitución o en la Ley y debe oponerse cuando el cumplimiento de algún deber que afecte a algún otro derecho fundamental lesione la conciencia. 

Por su parte, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, se ha mostrado convencido de que el rey Juan Carlos obviará el "requisitorio" al "desacato" realizado por la Conferencia Episcopal. 

A su juicio, la Iglesia quiere "amargar la fiesta a los gays y a los demócratas, intentando convertir un Estado aconfesional en un Estado confesional". 

"Sacar las cosas de quicio"

La asociación Jueces para la Democracia ha manifestado que la Iglesia católica está sacando las “cosas de quicio” al pedir al Rey que no firme esta ley. Esta asociación ha señalado que “el Rey tiene la obligación constitucional de sancionar las leyes, y si no lo hace, estaría incumpliendo su labor y podría ser apartado de la Jefatura del Estado”.

Los protestantes afirman que el Rey no puede oponerse porque 'representa a católicos y no católicos' 

EFE-.El presidente de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), Mariano Blázquez, calificó hoy de 'barbaridad' la posibilidad de que el Rey se oponga a sancionar la futura regulación de los matrimonios entre homosexuales apelando a su condición de católico. 

En declaraciones a Europa Press, Blázquez recordó que el Rey Don Juan Carlos 'representa a todos los españoles, tanto a los que son católicos como a los que no lo son'. Además, aunque desde FEREDE se rechaza el 'matrimonio gay', al igual que la Iglesia Católica, no comparte el planteamiento de la objeción de conciencia. 

Blázquez explica que los protestantes tienen una concepción del matrimonio en la que el ministro religioso únicamente es testigo de la unión entre dos personas. Además, los protestantes admiten el matrimonio civil. 'Es tan válido como el que realiza un pastor, porque el que lo avala es Dios', añade el presidente de FEREDE. 

En cualquier caso, insisten en que, aunque 'el Estado tiene derecho a legislar' todo tipo de uniones, 'debe tener en cuenta las distintas sensibilidades que existen en la sociedad' y, en todo caso, diferenciar la futura regulación de la institución tradicional del matrimonio. 

En lo que se refiere a la adopción, los protestantes consideran que debe prevalecer el interés de los hijos, 'en la medida de su derecho a tener un padre y una madre, que es lo que ocurre en la naturaleza', concluye Blázquez.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...