La Iglesia Católica aceptaría una mención al Islam junto al cristianismo en la Constitución de la Unión Europea

La Iglesia Católica no tendría objeciones en que el preámbulo de la futura Constitución de la Unión Europea incluyese, junto a su anhelada mención al Cristianismo, una referencia al Islam como «herencia» histórica de Europa, según declaró hoy el presidente del Comité de Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea (COMECE, en francés), el obispo alemán Josef Homeyer.

    «Nuestro deseo es que haya una mención expresa al cristianismo, pero esto no excluye que se pueda hablar de otras herencias, como la grecorromana o incluso la musulmana», dijo Homeyer en una rueda de prensa.
Los representantes de las conferencias episcopales de la UE –entre ellos, el de la española, el arzobispo de Zaragoza, Elias Yánez– debatieron durante dos días cuál ha de ser su mensaje a la Conferencia Intergubernamental (CIG), donde se negocian los términos finales de la Constitución Europea.
Al término de la reunión, difundieron un comunicado en el que «renuevan su llamamiento a la CIG» en favor de incluir «una referencia al Cristianismo en el preámbulo» del Tratado Constitucional. A su juicio, «el reconocimiento de la importancia de las raíces cristianas para Europa supondría la afirmación de una realidad histórica, que no menospreciaría de ninguna forma la contribución de otras tradiciones filosóficas o religiosas, que ya están mencionadas en el preámbulo».
El actual borrador de la Constitución, elaborado por la Convención dirigida por Valéry Giscard D’Estaing, se limita a reconocer «la inspiración de las herencias culturales, religiosas y humanistas de Europa», pero sin más precisión. No obstante, gran parte de los actuales y futuros Estados miembros, entre ellos, España, Italia o Polonia, han abogado en la CIG por hacer una mención expresa al «cristianismo».
Los obispos europeos subrayaron hoy que «hacer referencia al Cristianismo y a su importancia no implica de ninguna manera que Europa tenga una sola religión. Ni pone en cuestión la separación entre Iglesia y Estado o la neutralidad de las Instituciones de la UE, aspectos que la Iglesia Católica apoya sin reservas».
En cambio, la COMECE sí se dio por satisfecha con el tratamiento a las cuestiones religiosas en resto del articulado de la Constitución, particularmente con el Artículo 51, que reconoce el estatuto público de las iglesias en Europa, al tiempo que establece un cauce estructural para el diálogo entre la UE y estas organizaciones.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...