La Iglesia carga contra la BBC por un ataque al Papa

La cadena asegura que Ratzinger amparó la ocultación de denuncias de abusos

El líder de la Iglesia Católica en Inglaterra y Gales, el cardenal Cormac Murphy-O'Connor, presentará una queja oficial por escrito al director general de la BBC, Mark Thompson, por la difusión del reportaje Delitos sexuales y el Vaticano, en el que se acusa al papa Benedicto XVI de encubrir los casos de abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes.
El informativo Panorama dio difusión el domingo a una carta secreta de 1962 a los obispos para que los sacerdotes que se aprovechasen de la confesión para cometer abusos sexuales fuesen juzgados por la Curia romana en absoluto secreto. El documental sostiene que, como responsable de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el hoy Papa aplicó esta normativa durante 20 años, hasta que él mismo la modificó en el año 2001. "Se ha hecho una vinculación muy falsa de los abusos sexuales con el papa Benedicto", replicó ayer el arzobispo de Birmingham, Vincent Nichols, quien calificó de "falsa", la interpretación del documento, que, en su opinión, "no concierne directamente a los abusos de niños, sino al mal uso de la confesión". La cadena pública hizo saber que mantiene lo expuesto en el documental.

EL TEXTO
La instrucción Crimen Sollicitationis imponía el silencio, bajo amenaza de excomunión, al acusado, la víctima y los posibles testigos, y afectaba también a quienes mantuviesen relaciones homosexuales. Desde que fue conocido en el año 2003, este texto ha sido utilizado en querellas por abuso sexual en EEUU para argumentar que la cúpula de la Iglesia católica es responsable de la política de silenciamiento de las denuncias. El programa ha sido realizado por Colm O'Gorman, víctima él mismo de abusos sexuales en Irlanda, cuyas denuncias desembocaron en una investigación oficial y en la admisión final por parte de la Iglesia de los hechos. Panorama ha contado con el asesoramiento legal de Tom Doyle, canonista que, según explicó, fue cesado por el Vaticano cuando criticó la forma en que se despachaban los casos de abusos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...