La Iglesia belga tenía el sumario secreto del pederasta Dutroux

El registro policial halló el expediente judicial del asesinato de 2 niñas de 8 años El anterior primado, interrogado sobre los casos de abusos que no denunció

La Iglesia católica belga tenía en su poder una voluminosa parte del expediente judicial confidencial sobre el caso de las niñas de 8 años Julie y Melissa, secuestradas en 1995 por el pederasta y asesino Marc Dutroux y que murieron durante su cautiverio. Esta documentación fue hallada el pasado 24 de junio por la policía durante el registro de la sede eclesiástica en Malinas en el marco de la investigación sobre los abusos sexuales de menores cometidos por el clero belga, según reveló ayer el diario Het Laatste Nieuws.

El escrutinio de la cuantiosa documentación encontrada durante el registro del arzobispado ha revelado que la Iglesia tenía en su poder documentos confidenciales de la justicia como informes de magistrados, centenares de fotos del expediente de Dutroux, decenas de imágenes de los cadáveres de Julie y Melissa, y una parte voluminosa del sumario, según el rotativo.

Entre la documentación hallada ha aparecido también una referencia, en una correspondencia interna, a determinados expedientes secretos de casos de pederastia en el seno de la Iglesia belga que supuestamente han sido destruidos.

El anterior primado de la Iglesia en Bélgica, el cardenal Godfried Dannels, fue interrogado ayer por la policía judicial en calidad de testigo en el marco de las pesquisas sobre los abusos de menores cometidos por el clero. Los investigadores querían obtener detalles sobre los casos de vejaciones que habían llegado a su conocimiento y las razones por las que no los había denunciado a la justicia.

DENUNCIAS SILENCIADAS / Al menos 50 víctimas de abusos sexuales por parte del clero aseguran que el cardenal Dannels estaba al corriente de esos delitos y que no adoptó ninguna medida contra los agresores. El cardenal ha negado hasta ahora esas acusaciones. Dannels, que estuvo al frente de la Iglesia belga desde 1979 hasta el 2009, también ha sido acusado por el sacerdote retirado Rik Devillé de no haber querido actuar frente a las numerosas denuncias de abusos por parte del clero, que él mismo le había hecho llegar. Dannels también está acusado de haber estado al corriente de los abusos cometidos por el obispo de Brujas y que él mismo acabó por confesar el pasado mes de abril.

La Iglesia belga, que ha mantenido durante décadas bajo una losa de silencio los abusos del clero, ha comenzado ya su contrataque para detener la investigación. Los abogados de Dannels y del arzobispado cuestionan la legalidad de los registros y la validez de las pruebas con el argumento de la inviolabilidad de la correspondencia y la inmunidad diplomática de la sede eclesial.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...