La Iglesia ataca de nuevo: un obispo austriaco tacha de pecaminoso al Love Parade

El prelado presenta el festival como una “invitación al pecado”

Esta semana,Andreas Laun, un obispo austriaco, ha descrito el festival alemán del Love Parade, donde el pasado 24 de julio murieron 21 personas y unas 500 quedaron heridas en una estampida, como un evento pecaminoso.

El obispo austriaco, Andreas Laun, afirmó, en una página web de filiación católica, que tomar parte en el festival – y el evento mismo – constituían una rebelión contra la creación y lo que llamó el orden de Dios.

Invitación al pecado
El obispo Laun describó el festival, que se celebró en la ciudad alemana de Duisburgo, como una "invitación al pecado", pero insistió en que las muertes no debían verse como un castigo de Dios.

Fuego cruzado de acusaciones
Según la BBC en Berlín, los críticos argumentan que ni los organizadores ni la policía estaban preparados para un número tan elevado de visitantes y el lugar –una antigua estación de tren- era demasiado pequeño e inadecuado. Sin embargo, ante las acusaciones en contra de la alcaldía de Duisburgo, ésta presentó, hace un par de días, un informe elaborado por una oficina de abogados que afirma que las autoridades edilicias no actuaron de manera negligente frente a los sucesos.

Negligencia de las autoridades municipales
Sin embargo, el ministro del Interior, Ralf Jäguer, defendió el papel de la Policía, y volvió a acusar de negligencia a las autoridades municipales. Mientras tanto, en el túnel donde murieron los 21 asistentes al festival, la gente continuó, el viernes, encendiendo velas y poniendo flores.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...