La Iglesia alemana, denunciada por más de 3.600 casos de abuso infantil

Abogados alemanes presentaron una denuncia contra la Iglesia católica del país por más de 3.600 casos de abuso a menores que jamás fueron llevados a los tribunales, informó el semanario «Der Spiegel».

De acuerdo con la publicación, la acusación formal fue presentada ante los fiscales de distrito de las 27 diócesis católicas que hay en el país. «La Iglesia no tiene ningún derecho a que su institución se mantenga ajena a los procesos penales», señala la revista citando la denuncia interpuesta por los letrados.

El reciente estudio, encargado a investigadores por la Conferencia Episcopal alemana, proporciona «pruebas suficientes» del delito, argumenta el catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Passau, Holm Putzke. «Por lo tanto, las autoridades tienen el deber de incautarse de las actas de la Iglesia. Las cifras que aporta el estudio justifican una pesquisa en todas las diócesis», agregó.

De acuerdo con el informe presentado a finales de septiembre por la Conferencia Episcopal alemana, entre 1946 y 2014 se contabilizaron en el seno de la Iglesia católica germana al menos 3.677 casos de menores de edad víctimas de abusos por parte de 1.670 religiosos. El máximo responsable del estudio, el catedrático de psiquiatría forense Harald Dressing, se quejó durante la presentación de los resultados de la poca voluntad de la Iglesia para aclarar lo ocurrido.

Los detractores del informe también criticaron que no reflejaba la dimensión de los abusos sistemáticos debido a que los autores no tuvieron acceso a los documentos originales guardados en archivos eclesiásticos. Asimismo, denunciaron que faltan declaraciones de víctimas y que se destruyeron documentos antes de comenzar el estudio.

El estudio tampoco reveló el nombre de ningún religioso que se vio envuelto en casos de abusos ni especifica cifras por obispado, sino que los datos se presentan de forma global. De ahí que la denuncia interpuesta por los abogados se dirija contra personas desconocidas.

Como reacción al escándalo de abusos, el presidente de la Conferencia Episcopal germana, el cardenal Reinhard Marx, anunció que se llevarían a cabo reformas en la institución. Entre otras cosas, Marx contempla revisar la obligatoriedad del celibato de los sacerdotes.

(Der Spiegel)

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...