La Guardia civil, ¿benemérita respecto a su patrona?

Desde 1913 la virgen del Pilar es la patrona de la Guardia civil, que cada año hace visible su devoción en torno al 12 de octubre. La llegada de la democracia y de una Constitución que proclama la aconfesionalidad del Estado no ha menguado las manifestaciones religiosas ligadas a esta institución pública, si acaso han ido a más.

            Dos hitos en este sentido tuvieron lugar en 1994 y 2012.

“Con motivo del CL aniversario fundacional de la Guardia Civil, por Orden del Ministro de Justicia e Interior de 6 de octubre de 1994 se concedió a la Virgen del Pilar la Cruz de Oro de la Orden del Mérito del Cuerpo de la Guardia Civil, entonces la máxima distinción dentro de la misma”.

            Este texto está extraído del Real Decreto 1389/2012. Resulta que la distinción de 1994 se había quedado pequeña, así que el 27 de septiembre de 2012 el Consejo de Ministros, a instancias del ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, acordó otorgarle a la Virgen del Pilar, mediante ese Real Decreto, la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil. Motivo: el centenario del patronazgo de esa virgen… al año siguiente. El 7 de octubre, el ministro en persona le impuso la Gran Cruz a la virgen (no tan en persona).

            Este tipo de acciones, por desgracia, no son excepcionales. Baste un par de ejemplos: El 7 de octubre de 2014 “tuvo lugar en la sede del obispado de Cuenca, una reunión entre José María Yanguas, Excmo. y Reverendísimo Obispo de la Diócesis y Fernando Montes, Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en la provincia conquense. El motivo principal del encuentro fue tratar de los actos  religiosos que se van a celebrar en los acuartelamientos de  la Guardia Civil en la provincia, en conmemoración de la festividad de la Virgen del Pilar…” (El Día, 9-10-2014). El día 8, el Director General de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, asistió a una misa junto a la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, en los actos de homenaje a la virgen.

            La Guardia civil rinde honores a su patrona en toda España, pero no descuida la religiosidad local. En los programas de actos de estos días se lee: “A las … horas, se hará entrega de una ofrenda a la Virgen de …, Patrona de …, en la Iglesia de…. Este acto se viene haciendo tradicionalmente en honor al Patrón o Patrona del lugar donde se celebre la festividad del Pilar”.

            Las acciones confesionales de la Guardia civil no aparecen sólo con motivo de la patrona, sino que es algo común en cualquier sitio y día. Acude a rendir honores a vírgenes, cristos y santos, y participa en todo tipo de procesiones, misas, ofrendas…

            Por otro lado, la virgen del Pilar no la tiene en exclusiva la Benemérita; como el resto de vírgenes, acumula distinciones públicas de diversos ámbitos. Por ejemplo, es desde 2013 alcaldesa perpetua de Los Montesinos (Alicante). Pero destaca especialmente que le fuera concedido el título de Capitán General por Real Orden de 8 de octubre de 1908. ¿Qué méritos tiene la virgen del Pilar (y las otras) para que se le otorguen esos honores?, ¿tienen los otorgantes la más mínima prueba, no ya de alguna acción meritoria de alguna de esas múltiples vírgenes, sino de su mera existencia?

Aunque hasta The Wall Street Journal se ha reído del asunto, hay quien dice que sí hay méritos constatables. Respecto a la virgen del Pilar, tenemos el testimonio de José María Pemán. En su poema dramático de 1943 “Por la Virgen Capitana”, destaca el papel de la Pilarica al frente de los ejércitos españoles durante la guerra de la Independencia, con el título reconocido en 1908:

¡La Virgen capitana!

¡La Virgen andariega:

que desde la mañana

no para ni sosiega!

También una conocida jota proclama el patriotismo de esta guerrera virgen cuando aspiraba al alto grado militar:

La Virgen del Pilar dice

que no quiere ser francesa,

que quiere ser capitana

de la tropa aragonesa.

            (Los gabachos, que se busquen otra que los entienda. Igual que debieron hacer los lisboetas cuando la del Rosario sí que protegió de aquel terrible terremoto, según proclaman instancias oficiales, a los gaditanos).

En fin, lo que no podemos negar es que sí existen representaciones físicas de esas vírgenes. En los cuarteles, faltaría más: recordemos que ante la oportuna denuncia de un agente en 2010, dio por buena esa presencia el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (que al parecer confunde Superior con Divino). Pero ¿en qué cabeza cabe conceder honores a imágenes de entes ficticios?, ¿serían capaces de hacerlo ante una efigie de, digamos, un hada o un ángel? (Vaya, necesito otro ejemplo más disparatado, pues me dicen que esto último ya lo hace la Policía).

 Más de una vez he discutido con quienes llegan a cuestionarse la salud mental de los implicados. De lo que tengo pocas dudas es de su escasa salud democrática: estas graves violaciones de la aconfesionalidad del Estado, esta reiterada falta de respeto a los ciudadanos (con sus diversas creencias) del ministro del Interior y del director y otros mandos de la Guardia civil no son precisamente beneméritas (“dignas de galardón”).

            Por lo aquí denunciado, también le pueden sobrevenir a uno aprensiones en la vida cotidiana. Ante un eventual control de la Guardia civil, ¿convendrá eliminar del coche cualquier pista sobre convicciones ateas y llevar, en cambio, colgada del retrovisor una imagen de la Pilarica?

Jorge Fernandez ministro de Interior medalla virgen

Jorge Fernández impone la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil a la Virgen del Pilar

Virgen del Pilar acto Guardia Civil Granada 2014

La Virgen del Pilar preside los actos de la Guardia Civil en Granada 2014 al que asisten las máximas autoridades civiles y militares.

Archivos de imagen relacionados

  • Jorge Fernandez medalla virgen
  • Virgen del Pilar acto Guardia Civil Granada 2014
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...