La Generalitat quiere suprimir la clase de religión, lo cual vulnera los Acuerdos Iglesia-Estado

En la carta de respuesta a un ciudadano, la jefa de Gabinete del primer consejero justifica esa eliminación de los planes de estudio y afirma que, para el Gobierno catalán, “el laicismo es un principio básico”

   La Generalitat tiene previsto “suprimir la asignatura de religión confesional de los planes de estudio”, aunque se justifica diciendo que ello “no significa proscribir la enseñanza de religión”. Así se expresa Neus Fornells, la jefa de Gabinete del primer consejero del Gobierno Catalán Josep Bargalló, en una reciente carta de respuesta a un ciudadano que pedía explicaciones sobre el tema. En la misma línea, la colaboradora del ejecutivo dice que, “para la Generalitat, el laicismo es un principio básico, con la democracia política y la justicia social, para garantizar la tolerancia, el diálogo y el intercambio de ideas”.

   Estos planteamientos violan los Acuerdos de la Santa Sede y el Estado Español, en vigor desde 1979. También supone un acto de incoherencia con los últimos comentarios realizados por miembros tanto del Gobierno español como del autonómico, entre ellos el del ministro de Defensa, José Bono, y el del propio presidente José Luis Rodríguez Zapatero, en ambos casos como reacción al discurso pronunciado el lunes 24 de enero por el Papa Juan Pablo II.

   A continuación, por su interés, la carta de respuesta de la jefa de Gabinete del primer consejero del Gobierno catalán.

LA CARTA

En respuesta al correo que Vd. envió al Consejero-Jefe de la Generalidad de Cataluña, el 9 de diciembre del 2004, en donde se exponía su desacuerdo respecto la propuesta de modificación de la normativa referente a la enseñanza de la asignatura de religión.

Le comunico que la Constitución establece que "ninguna confesión tendrá carácter estatal". Esto significa que el Estado se define neutral en materia de pensamiento, conciencia y religión, y que debe de garantizar la libertad de los ciudadanos en este ámbito, pero también supone que el Estado no debería de promover activamente ninguna forma de creencia o ideología concreta.

El Gobierno de la Generalitat expone que el laicismo es un principio básico, con la democracia política y la justicia social, para garantizar la tolerancia, el diálogo y el intercambio de ideas. Suprimir la asignatura de religión confesional de los planes de estudio no significa que proscribir la enseñanza de la religión. Nada impide a los alumnos que deseen recibir esta formación en los centros escolares que opten voluntariamente para ofrecer esta posibilidad fuera del horario escolar, como sucede con otras actividades opcionales.

Neus Fornells i Macià   Jefa del Gabinete del Consejero-Jefe

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...