La Generalitat mantiene hasta 2014 el concierto con los colegios que segregan

El Gobierno catalán destina 20 millones de euros anuales en ayudas a estos centros

El Departamento de Enseñanza mantendrá hasta 2014 los conciertos con los 16 centros escolares que segregan a los alumnos por su sexo. Dentro de dos años finalizan los acuerdos que cuestan cada año al erario público 20 millones de euros. El Gobierno catalán mantendrá así las ayudas a estos colegios a pesar de las dos sentencias del Tribunal Supremo, que vetan que se subvencione con dinero público a las escuelas que promuevan la “discriminación por razones de sexo, religión, nacimiento, opinión o cualquier otra condición”, obligación que dicta la Ley Orgánica de Educación (LOE), aprobada en 2006 por el PSOE.

El Ejecutivo catalán eludió ayer avanzar qué hará cuando termine el concierto actual que tiene con las escuelas que no permiten la educación mixta, ya que según una portavoz del Departamento de Enseñanza “posiblemente haya otro partido en el Gobierno”. Asimismo, la portavoz recordó que algún colegio puede recurrir esta sentencia antes de 2014, y, de esta manera, las ayudas se prorrogarían.

La portavoz del Departamento de Enseñanza insistió ayer en que no se pueden cancelar “así como así” los acuerdos con estas escuelas, la mayoría de la cuales están vinculadas a la prelatura personal del Opus Dei, y que ofrecen más de 10.500 plazas en Cataluña. La consejera de Enseñanza declaró hace un año que este tipo de centros “garantizan el éxito escolar”.

La diputada de Iniciativa (ICV-EUiA) Dolors Camats recordó que el actual Gobierno de Mas ya ha “cambiado otros conciertos, como cuando redujo el sueldo de los profesores por culpa de la crisis, así como la subvención de la sexta hora lectiva de los centros públicos”.

Los fallos del Supremo no cancelan inmediatamente todos los conciertos actuales, sino los dos casos concretos de un colegio de Andalucía y otro de Cantabria. Para poder suprimir los actuales, un tercero deberá presentar un recurso en primera instancia que se resolvería por la vía administrativa. En caso de recurso, pasará a la vía judicial, concretamente, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña será el que dictamine en segunda instancia.

Desde ICV aseguraron ayer que tomarán dos medidas a partir del 1 de septiembre, cuando se retoma la actividad parlamentaria. Por una parte, pedirán al Ejecutivo de Mas que cancele inmediatamente todos conciertos con estas escuelas y, por otra, exigirán un cambio en la Ley de Educación Catalana (LEC), que permite que se subvencionen los centros que segregan por sexo, contraviniendo la ley que regula el marco educativo estatal, la LOE, y, ahora, las dos sentencias del Supremo.

Con el mantenimiento del concierto a los centros segregacionistas, el Gobierno de Mas continúa fiel a la principal condición que puso en 2009 al Ejecutivo para dar su apoyo a la LEC. Republicanos y socialistas aceptaron las exigencias de los convergentes. ICV rechazó, sin embargo, cualquier modificación, ya que el nuevo texto propuesto por CiU cambiaba un término crucial. Mientras que en el borrador que preparó el tripartito se marcaba como condición obligatoria ser escuela mixta para recibir subvenciones públicas, en el texto aprobado finalmente por CiU, PSC y ERC se rebaja a “preferente” esta condición. Así se abrió la puerta a que los centros concertados que no son mixtos pudieran tener conciertos económicos con la Generalitat.

El primer secretario del PSC, Pere Navarro, sugirió ayer al Gobierno de Mas que subvencione “más guarderías públicas con los 20 millones de euros anuales” que van destinados a los centros concertados que segregan por sexo. Navarro se preguntó si el Gobierno de Mas “acatará y cumplirá” esta sentencia del Supremo.

Colegio para niñas La Vall, en Bellaterra / JOSEP GARCÍA

Archivos de imagen relacionados

  • colegio alumnas CAT
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...