La Fiscalía pide inhabilitar a los directores de un colegio por negar una plaza al hijo de una pareja gay

El centro privado sevillano rechazó al menor a pesar de que había plazas libres

La Fiscalía sevillana ha pedido un año de inhabilitación profesional para dos responsables de un colegio privado de la localidad metropolitana hispalense de Castilleja de la Cuesta por negar la plaza escolar al hijo de una pareja gay.

Justificaciones y negativas distintas para dar plaza
A esta familia homoparental le contestaron desde departamento de Admisión del colegio Yago School al solicitar inscribir a su hijo en ese centro que no podían reservarle plaza porque “había pocas” vacantes. La familia, no conforme con la contestación, insistió en su petición encontrándose más tarde con una respuesta bien distinta, en este caso se trataba de justificaciones del centro basadas en que se trataba de un “error administrativo”. Ante la persistencia de la familia finalmente obtuvieron una respuesta y una causa bien diferente a informarles de que el cupo estaba ya “completo”. Lo cierto y lo grave del asunto es que posteriormente se conoció que al menos tres estaban libres.

Discriminación legal
En el escrito de acusación se acusa tanto a la directora como al director de haber cometido un delito recogido en el artículo 512 del Código Penal. Según esto se sancionaría a quienes, en el ejercicio de sus actividades profesionales, nieguen a una persona una prestación a la que tenga derecho por razón de su ideología, religión o creencias, su sexo, orientación sexual, situación familiar o minusvalía.

Argumentan que quedan pocas plazas
Según la Fiscalía, la pareja se puso en contacto con el colegio Yago School de Castilleja de la Cuesta (Sevilla) por correo electrónico en septiembre del 2011 para pedir plaza para su hijo, que debía empezar su escolarización en el curso siguiente 2012-13, en un escrito en el ya hacía constar “expresamente su condición de familia homoparental”. La directora de Admisión les respondió que “no podía reservarles plaza en el colegio, ya que tenían pocas plazas y que se pusieran de nuevo en contacto con el colegio en septiembre del 2012″.

Posteriormente ya “estaba completo”
Añade el fiscal que, en febrero del 2012, la pareja se puso de nuevo en contacto con el colegio con vistas a la posible escolarización del menor y la acusada M.R.R. les manifestó que el curso infantil estaba completo.

 
 

En realidad sí había plazas
Sin embargo, “la realidad es que en febrero del 2012, de las 41 plazas autorizadas para Educación Infantil de tres años por la Consejería de Educación, al menos tres estaban libres”, pues se habían matriculado 22 alumnos por tener hermanos en el centro y otros 17 habían sido admitidos hasta esa fecha sin tener esa preferencia, afirma la Fiscalía.

El centro destaca sus valores de “respeto y tolerancia”
Yago School se autodefine en su web como “una marca pionera en educación que engloba tradición y vanguardia”. Curiosamente destacan sus “valores”. Estos son a juicio del propio centro educativo el “respeto, disciplina y esfuerzo, conjugados con autonomía, tolerancia, responsabilidad, amistad y solidaridad”.

Yago School Sevilla

El centro educativo se autocalifica en su web como “una marca pionera en educación que engloba tradición y vanguardia”. Foto: web Yago School

Archivos de imagen relacionados

  • Yago School Sevilla
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...