La Fiscalía pide 15 años de cárcel para un imán que violó a un alumno de 12 años que acudía a estudiar el Corán a una mezquita de Barcelona

La Fiscalía pide 15 años de prisión por un delito continuado de agresión sexual para Abdeslam J., el imán de una mezquita del distrito de Sant Martí en Barcelona, por abusar en varias ocasiones de un menor que acudía a aprender el Corán y a rezar. La calificación fiscal, a la que ha tenido acceso este medio, indica que el procesado presuntamente agredió en varias ocasiones a la víctima, que entonces tenía 12 años, durante los meses de abril a julio de 2017, cuando el menor lo explicó a sus padres.

El Ministerio Público indica que el menor acudía entre 4 o 5 veces a la semana a aprender el Corán y que aprovechando que a veces se quedaba solos, el procesado presuntamente intentó violarlo sin conseguirlo por la resistencia del alumno o por que huía tras aprovechar un despiste del imán. A principios de mayo de 2017, el acusado, usando la fuerza, consiguió su objetivo pese a la resistencia del menor, una situación que se repitió en varias ocasiones hasta julio de ese año.

La fiscal indica que el acusado aprovechó en todo momento de la relación de confianza con el menor y de su «ascendencia moral» por tratarse del imán de la mezquita a la que acudía a dar clases de Corán y rezar. Además, indica que presuntamente «atemorizaba al menor» al advertirle que no dijera nada a sus padres «y en ocasiones le daba dinero para que se fuera a comprar un durum». Además, de la pena de prisión la Fiscalía reclama que el procesado indemnice al menor con más de 60.000 euros por los daños morales y físicos que sufrió. De esta cantidad se deberá hacer cargo la mezquita como responsable civil subsidiario.

En su auto de procesamiento, el Juzgado de Instrucción número 16 de Barcelona considera que existen «indicios racionales» de estas agresiones sexuales y remarca que el menor puede sufrir secuelas «psico-físicas» por lo que sigue terapia en la fundación Vicki Bernadet. Por eso pide los informes sobre su evolución psicológica e insta al acusado a abonar unos 3.000 euros para hacer frente a las posibles indemnizaciones a la víctima por los daños causados en el caso de ser condenado.

Tras conocerse este procesamiento, el letrado del imán, Álvaro Machado, considera que es «un caso complejo de por si por el escenario íntimo de los hechos denunciados, pero Abdeslam apela a su inocencia, la cual defenderemos con las pruebas existentes y aseguraremos que nuestro cliente tenga todas las garantías de procedimiento que la ley brinda».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...