La Fiscalía considera prescritos los abusos del ex vicario de San Sebastián y archiva la causa

La Fiscalía de Gipuzkoa ha decretado este miércoles el archivo de las diligenciasque abrió el pasado enero contra el ex vicario de Gipuzkoa, Juan Kruz Mendizabal, por la posible existencia de algún tipo de «hecho delictivo de carácter sexual» contra tres varones menores de edad cuando ocurrieron los hechos.

Según han informado a Efe fuentes del Ministerio Público, la Fiscalía adopta esta decisión «al entender que los hechos están prescritos«, aunque «sin perjuicio de que, si surgieran datos nuevos sobre los mismos, se pudiera proceder a su valoración».

El Ministerio público inició una investigación de oficio sobre este asunto el pasado 11 de enero, después de tener conocimiento de que Mendizabal había sido condenado en un procedimiento eclesial por «tocamientos deshonestos»realizados a dos menores en los años 2001 y 2005.

Un día antes, el Obispado de San Sebastián había revelado la existencia de una condena eclesiástica a Mendizabal, a la que se llegó «tras haber sido probada la veracidad de las acusaciones» contra el sacerdote al que se le impusieron «diversas penas expiatorias» y otras medidas administrativas y disciplinarias establecidas por el derecho canónico.

Las denuncias por estos casos llegaron al obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, en marzo de 2016, cuando Mendizabal, conocido como «Kakux», desempeñaba el cargo de vicario general, del que fue destituido un mes después.

El Obispado decidió relatar los hechos -cometidos cuando Mendizabal ejercía de sacerdote en una parroquia donostiarra-, tras constatar que los afectados por los abusos habían decidido hacer público el caso.

Días más tarde, un hombre de 36 años acudió al Obispado de Gipuzkoa para denunciar unos hechos similares y relató con detalle al diario Berria los tocamientos a los que presuntamente le sometió Mendizabal en 1994, cuando él tenía 13 años, durante un campamento.

El Obispado decretó entonces nuevas medidas preventivas contra Mendizabal, quien desde entonces está obligado a vivir en un monasterio del que sólo puede salir con permiso del obispo, y no puede contactar con menores si no es en presencia de otro adulto.

Según confirmó ayer el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, a raíz de este tercer asunto la Iglesia abrió a Mendizabal un nuevo proceso canónico en el que actualmente se encuentra incurso.

El último presunto caso de abusos por parte del ex vicario conocido hasta ahora fue dado a conocer el martes, cuando un hombre hizo público en ETB1, el canal íntegramente en euskera de la televisión pública vasca, que presuntamente fuevíctima del religioso cuando tenía 14 años.

Este hombre, que sigue un proceso de terapia, relató que sufrió los abusos durante unas colonias de verano y se mostró convencido de que «habrá más casos».

Esta víctima no ha denunciado los hechos de los que fue víctima ante la justicia eclesiástica, porque no cree en la Iglesia, ni ante la jurisdicción ordinaria, ya que los hechos están prescritos, según indicó ETB.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...