La financiación de la Iglesia divide al PSOE y amenaza los Presupuestos

Sectores del partido meditan no votar las cuentas estatales si mantienen la «sobrefinanciación», aunque otras posturas propugnan el entendimiento

Una «sensibilidad mayoritaria dentro del Partido Socialista» ha amenazado al Gobierno con votar en contra de los próximos Presupuestos Generales del Estado si se mantiene la «sobrefinanciación» a la Iglesia católica. Según pudo saber este diario, un sector importante del PSOE, que desde hace una década viene apostando por la revisión de los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979, ha planteado a la directiva federal socialista la «incoherencia» de «mantener el actual sistema de sobrefinanciación a la Iglesia católica», que prorroga el actual sistema de colaboración económica.
Organizaciones próximas al PSOE, como la Fundación Cives o la Fundación Alternativas, así como destacados diputados socialistas como Álvaro Cuesta o Victorino Mayoral, han reclamado al Gobierno «claridad» en esta cuestión, que cobra especial relevancia puesto que el Ejecutivo y la Conferencia Episcopal se reunirán en los próximos días para negociar el nuevo sistema de financiación y afrontar las posibles soluciones a la exigencia por parte de la Comisión Europea para que la Iglesia deje de estar exenta del pago del IVA.

«Dotación franquista»
En declaraciones a la cadena SER, Victorino Mayoral subrayó que la financiación a la Iglesia católica, «dudosa, por no decir inconstitucional», «debe clarificarse cara a los próximos Presupuestos Generales», añadiendo que «es difícil seguir votando en una línea en la que siguen existiendo dudas tan importantes respecto a esta sobrefinanciación a la Iglesia católica».
Para Mayoral, la actual posición del Ejecutivo «genera frustración» al ver cómo en un Estado aconfesional se mantiene la financiación a instituciones religiosas, «que recuerdan lo que fue la dotación de culto y clero» de la etapa franquista.
En el trasfondo de la polémica se observa una dura pugna entre los sectores más laicistas del PSOE, que postulan la denuncia de los Acuerdos de 1979 y el fin de la colaboración económica con las confesiones religiosas, y la opción más moderada, para quienes «no es conveniente tocar la cuestión religiosa» en estos momentos. De hecho, durante la etapa de Gobierno del PP, el PSOE presentó, invariablemente, el mismo recurso a los Presupuestos Generales del Estado contra el sistema de financiación.

Conflicto en el Gobierno
El conflicto también se observa en el seno del propio Gobierno, donde su vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, abandera las posiciones laicistas, mientras que los titulares de Defensa y Justicia, José Bono y Juan Fernando López Aguilar, impulsan el «entendimiento» con la Iglesia católica en clave de igualdad con el resto de confesiones religiosas, sin que ello suponga el fin de la dotación estatal.
Hasta la fecha, la posición oficial, manifestada por el propio Zapatero, es que no se va a buscar el enfrentamiento con la Iglesia en materia económica ni se van a denunciar los acuerdos, aunque también se ha dejado claro a la jerarquía que sus posicionamientos excesivamente críticos con la labor de Gobierno «no ayudan nada» y «permiten poco margen de maniobra» ante los sectores más laicistas de las bases socialistas.
En noviembre, la propia María Teresa Fernández de la Vega, señaló que, después de «aportaciones generosas» de los distintos gobiernos y de que la Iglesia «haya incumplido su objetivo de autofinanciación», las aportaciones a la Iglesia «ya no pueden ir a más, tendrán que ir a menos». Sus palabras se producían después de la manifestación del 12-N contra la LOE y en un momento en que se estaba comenzando a perfilar el calendario de reuniones Iglesia-Gobierno para la negociación del nuevo modelo de financiación de la Iglesia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...