La FEREDE expresa a Caamaño su preocupación por el cierre de templos evangélicos

El secretario ejecutivo de FEREDE, Mariano Blázquez, manifestó personalmente al Ministro de Justicia, Francisco Caamaño, la «gran preocupación» que existe en el colectivo protestante por la situación que afecta a muchos de sus lugares de culto que están siendo cerrados por decisión de los ayuntamientos.

El diálogo entre Blázquez y Caamaño se produjo el martes de la semana pasada, en ocasión del acto de presentación de la Memoria 2009 de la Fundación Pluralismo y Convivencia, poco después de que el Ministro ofreciera una rueda de prensa en la que los medios le interrogaron sobre distintos aspectos relacionados con la futura ley de libertad religiosa.

El Secretario Ejecutivo de FEREDE aprovechó una conversación informal para recordar al Ministro de Justicia la alarmante situación que atraviesan muchos lugares de culto evangélicos, y la situación de absoluta indefensión en la que se encuentran ante las órdenes de cierre de los ayuntamientos, que aplican criterios difíciles – cuando no imposibles – de asumir por parte de las iglesias, lo que está impidiendo el libre ejercicio del derecho fundamental de libertad de culto.

Blázquez insistió en que la nueva ley debería resolver esta cuestión, protegiendo el ejercicio del derecho fundamental y delimitando las exigencias urbanísticas aplicadas por los ayuntamientos

En este sentido Blázquez insistió en que la nueva ley debería resolver esta cuestión, protegiendo el ejercicio del derecho fundamental y delimitando las exigencias urbanísticas aplicadas por los ayuntamientos. Caamaño, por su parte, explicó al Secretario Ejecutivo de FEREDE las dificultades que, a su juicio, plantea la conciliación entre la protección del derecho fundamental de libertad religiosa, con el Derecho Urbanístico y las competencias de los ayuntamientos que dimanan del mismo. No obstante, el Ministro se comprometió a estudiar el tema.

La protección de los lugares de culto no es el único tema que FEREDE ha planteado al Ministerio de Justicia y a la Dirección General de Relaciones con las Confesiones (DGRC) en distintas ocasiones y gestiones realizadas en los últimos años -y, de modo particular, en las consultas hechas a las confesiones para la preparación del nuevo proyecto de ley-, pero sí es uno de los más apremiantes.

Según ha manifestado Mariano Blázquez, las propuestas planteadas por FEREDE se encuentran recogidas, en buena medida, en los borradores con los que trabaja el Gobierno, pero aún es difícil prever cuál será el resultado final del proyecto de ley y, si este asunto -«impostergable» desde el punto de vista de FEREDE-, quedará debidamente recogido y resuelto.

UNA IGLESIA CERRADA AL MES
Lo que defiende FEREDE no es un mero principio teórico, o un problema puntual que afecta a casos aislados. Sólo en un distrito de Barcelona, 29 iglesias tienen abierto expediente de cierre por distintos motivos y, según las estimaciones del Consell Evangèlic de Catalunya, una iglesia es cerrada cada mes en dicha comunidad autónoma, mientras que aproximadamente el 10% de las 620 iglesias de la región se encuentran bajo la misma amenaza.

Pero además, la situación de Cataluña, siendo muy grave, no es única. En Madrid, Galicia, Aragón y en otras Comunidades Autónomas, se vienen produciendo situaciones similares – de cierres y apertura de expedientes – y la amenaza alcanza a todo el territorio del Estado español.

La oportunidad que ofrece la promulgación de una nueva ley de libertad religiosa resulta única para resolver de raíz esta situación tan importante; de allí la insistencia de FEREDE sobre el tema en cuantas actuaciones oficiales y ocasiones informales ha tenido con los representantes de la Administración.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...