La fe mueve millones

En un país con 212 millones de usuarios de Internet y 260 millones de creyentes, el maridaje entre Internet y la práctica religiosa era sólo cuestión de tiempo. En los últimos meses se han ido multiplicando los portales de contenido relacionado con la fe. Los grupos de culto han invadido foros y el mundo virtual de Second Life. Y empresas como News Corp, propiedad del magnate Rupert Murdoch, han invertido millones en comprar portales religiosos.

Este mes, el portal Beliefnet está viviendo su particular resurrección. Nació en 1999 con la voluntad declarada de reunir todo tipo de contenido místico. Se declaró en bancarrota en 2002, y ha estado debatiéndose entre la vida y la muerte durante años, hasta que a mediados de este año se convirtió en uno de los sitios religiosos más populares, con más de tres millones de visitantes al mes.

La semana pasada, News Corp anunció su compra. Según el diario The Wall Street Journal, propiedad del propio Murdoch, el magnate ha pagado “decenas de millones de dólares” a través de su conglomerado multimedia. “Los mejores maestros espirituales, de Rick Warren al Dalai Lama, han pasado por las oficinas de News Corp”, según el fundador de Beliefnet, Steven Waldman.

EE UU está viendo la creación de verdaderas hermandades virtuales. “Este tipo de congregaciones permite más opciones para el culto, es más fácil pertenecer a una fe”, comenta Scout Thuma, profesor de Sociología de la Religión en el Instituto Hartford para la Investigación Religiosa. “Hay más facilidad para organizar encuentros parroquiales gracias al email”.

Los pastores están acostumbrándose a las nuevas tecnologías y comienzan a recomendar sitios como éste a sus fieles, convirtiendo Internet en un verdadero credo. El reverendo pentecostal Mark Batterson desgrana cada domingo sus ideas sobre la Biblia en la iglesia National Community, en el área metropolitana de Washington. Además, graba sus palabras y las cuelga en Internet.

En un país de distancias vastísimas, el pastor metodista Craig Groeschel ha convertido la misa en una gran videoconferencia. Este pastor es el fundador de LifeChurch, un grupo de 20.000 personas que cada domingo se reúne en seis Estados diferentes. Se conectan vía satélite para rezar. Tienen hasta un confesionario online.

Hay otros foros donde los sermones no existen. Los más jóvenes prefieren interactuar en el reino de la realidad virtual. Con más de cuatro millones de usuarios, el mundo de Second Life ofrece casi todas las opciones de la vida real: tiendas, restaurantes, discotecas… Y también sinagogas, mezquitas e iglesias. En Second Life, uno se puede teletransportar a un templo budista o a la iglesia del culto al santísimo Elvis Presley.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...