La familia de la joven de Pozuelo advierte de que volverá al instituto con el «hiyab»

Presentarán un recurso contra la Comunidad de Madrid y el centro escolar, que le prohíben ir a clase con el velo.- Recuperada de una crisis de ansiedad, la niña irá a clase esta semana

La familia de la joven de Pozuelo de Alarcón, que fue apartada hace unas semanas de clase por acudir con la cabeza cubierta con el velo islámico, emprenderá la semana que viene acciones legales y la estudiante, que ya está recuperada tras unos días con baja médica, volverá a clase con el hiyab.

Así lo explicó el portavoz de la familia, Mohammed Said Alilech, quien señaló que ayer acudieron al Instituto Camilo José Cela para hablar con el director y aclarar la situación de la niña, que ha estado casi toda la semana sin acudir al centro porque, tras la polémica suscitada con su caso, sufrió una crisis de ansiedad y no acababa de recuperarse.

En concreto, van a recurrir la resolución de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, que el pasado jueves rechazó un recurso presentado el padre de la alumna por el trato que había recibido la misma al aparecer con la cabeza cubierta. Asimismo, recurrirán el reglamento interno del centro y la decisión de su Consejo Escolar, de obligarla a descubrirse.

Este organismo educativo rechazó el pasado martes modificar las normas internas del centro, en concreto, el artículo que hacía referencia a la prohibición de gorras o de cualquier otro elemento que cubriera la cabeza, en donde se incluye el pañuelo islámico que usan algunas mujeres musulmanas.

Según señaló Alilech, en la reunión de ayer se pidieron explicaciones al director por las medidas adoptadas por el centro en contra de la niña y se discutió el reglamento interno y el régimen disciplinario del mismo, que, a juicio de la familia, "va en contra de la Constitución".

De hecho, señaló que en dicho reglamento hay artículos que no se cumplieron en el caso de la joven, como el 15, sobre los derechos del alumno. En su opinión, no se aplicaron los puntos que hacen referencia a "que se respeten la identidad, integridad y dignidad personales" del estudiante o a que "su dedicación, esfuerzo y rendimiento sean valorados y reconocidos con objetividad".

Asimismo, la familia considera que tampoco se tuvieron en cuenta con ella otros derechos como el de recibir orientación educativa y profesional, el que se respete "su libertad de conciencia, sus convicciones religiosas y sus convicciones morales, de acuerdo con la Constitución", y el de la protección contra toda agresión física o moral.

Tampoco el que se refiere a que no se podrá privar a ningún alumno de su derecho a la educación obligatoria y no se podrán imponer correcciones contrarias a la integridad física y la dignidad personal del alumno.

"Vamos a seguir por la vía judicial porque nos parecen injustas todas estas medidas", añadió el portavoz, quien señaló que todas las decisiones que se están tomando al respecto les parecen "discutibles" y su propio abogado les ha dicho que son "perfectamente recurribles".

Por otra parte, la familia, en el encuentro de ayer, dejó claro "la inviabilidad" del cambio de la niña a otro centro escolar por la cercanía del fin de curso (este año tendría que obtener el título de 4º de la ESO) y que, por ello, van a "agotar" todas las vías administrativas y jurídicas. De hecho, el lunes volverá a las actividades escolares y acudirá, junto con sus compañeros, a una excursión ya programada. Este día no habrá problema porque la joven vaya con el hiyab porque estará fuera de las instalaciones del centro. Sin embargo, la polémica puede volver el martes, cuando regrese al centro para entrar a clase.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...