La expulsión de una menor de una procesión acabará en la Fiscalía

Según la familia, la echaron por «llevar la falda demasiado corta». El hermano mayor de las Angustias asegura que la junta directiva «cumplió su misión» y el reglamento

Lo que se supone una jornada festiva para celebrar una salida procesional en honor de la patrona de una ciudad puede terminar como el ‘rosario de la aurora’ entre algunos de los participantes de la jornada religiosa. Eso mismo aconteció en Granada el pasado 25 de septiembre, cuando una menor de 15 años –siempre según el testimonio de su familia– fue expulsada de la procesión de la Virgen de las Angustias por parte de una conciliaria –de organización– y de dos hermanas cofrades de la junta directiva. Las tres adultas consideraron la medida oportuna porque la adolescente tenía la falda «demasiado corta».
De esa decisión disciplinaria se precipitaron una serie de acontecimientos que acabarán con una denuncia presentada por los padres de la púber ante la Fiscalía de Menores. Según los progenitores, su hija se «quedó abandonada en la calle varias horas». «La echaron sin saber su edad, ni si llevaba dinero o teléfono para contactar con nosotros», explican.
El nerviosismo invadió a la niña, que no encontró hasta tres horas más tarde a su tía abuela en uno de los puntos del recorrido. Mientras, sus padres, al ver que ella no ocupaba su puesto original, acabaron por solicitar la ayuda de la Policía Local, Nacional y Protección Civil.
Fuera de Granada
Una vez se reencontraron, el embrollo quedó resuelto. No había tal desaparición. Pero empezaba un zafarrancho entre la familia de la adolescente y la Hermandad de la Virgen de las Angustias. Tal magnitud ha cogido el mismo, que la niña se encuentra ahora fuera de Granada varios días para permanecer ajena a su aparición en los medios de comunicación.
El hermano mayor de la Hermandad de las Angustias, Francisco Salazar, declaró ayer a IDEAL que la cofradía había acordado en Junta de Gobierno crear una comisión de carácter reservado para realizar «un relato real de los hechos ocurridos». Según el responsable, se va a investigar lo acontecido. «No queremos tomarnos el tema a la ligera, como se ha hecho hasta ahora por otras partes», espetó. No obstante, insistió varias veces, en referencia a la menor ataviada con una falda por la rodilla, en que existe un libro de reglamento, «un régimen interno dentro de la hermandad que es necesario que sea cumplido por todos».
Salazar estimó que «todo se ha sacado de contexto». Yavanzó: «En su momento se tomarán las medidas oportunas».
Para terminar, la máxima autoridad de la cofradía dijo que la junta directiva de Mujeres –el órgano que tomó la decisión de amonestar a la menor en el mismo transcurso del desfile procesional– había «cumplido su misión».
Identificación
El padre de la quinceañera y Francisco Salazar –según la versión del primero, recogida por Europa Press– mantuvieron una reunión hace una semana. En ella, el responsable de la cofradía reconoció que lo más lógico es que le hubieran avisado a la familia del problema en vez de decidir expulsar a la joven y dejarla sola. «Así hubiéramos hecho la procesión a su lado», apostilla el progenitor.
La familia ha solicitado formalmente a la hermandad que identifique a las tres mujeres, a fin de denunciarlas, y que tome medidas disciplinarias contra ellas. Le han dado de plazo hasta el viernes para obtener una contestación, ya que su intención es poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía de Menores para que determine si se ha producido una falta o un delito con esta actuación.

Archivos de imagen relacionados

  • expulsada procesion
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...