La exigencia de que sacrificios religiosos se hagan en mataderos autorizados no vulnera la libertad religiosa según la justicia europea

La exigencia de que los sacrificios religiosos sin aturdimiento deban realizarse en mataderos autorizados respeta el derecho a la libertad religiosa consagrado en la legislación europea, según un abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

El letrado opina que la normativa de la Unión establece un equilibrio entre la libertad de religión y las exigencias sobre protección de la salud humana, bienestar animal y la seguridad alimentaria.

La opinión del letrado se refiere al litigio iniciado en 2016 por distintas asociaciones musulmanas y organizaciones coordinadoras de mezquitas contra la región belga de Flandes, para impugnar la validez de determinadas disposiciones de un reglamento relativo a la protección de los animales en el momento de la matanza.

El tribunal belga que conoce el caso opina que la obligación de llevar a cabo el sacrificio religioso sin aturdimiento solo en los mataderos autorizados podría impedir que muchos musulmanes practicantes cumplan con su obligación religiosa, creando una limitación injustificada al ejercicio de su libertad de religión.

Por ello, se dirigió a los jueces europeos para clarificar la cuestión.

En sus conclusiones presentadas hoy, el abogado general estima que ninguna de las circunstancias alegadas en el presente asunto afecta a la validez del reglamento europeo relativo a la protección de los animales.

Considera que la norma según la cual el sacrificio únicamente se puede llevar a cabo, en principio, en mataderos autorizados es una norma absolutamente neutral, que se aplica con independencia de las circunstancias y del tipo de sacrificio elegido.

Por tanto, estima que no existe ningún argumento convincente para considerar que la normativa de la Unión, que es totalmente neutral y de aplicación general, constituya una limitación de la libertad religiosa.

La fiesta del Sacrificio islámica se celebra todos los años durante tres días.

Los musulmanes practicantes consideran que es su obligación religiosa sacrificar u ordenar, a ser posible el primer día de la fiesta, el sacrificio de un animal cuya carne se come en familia y se reparte entre los pobres, los vecinos y los familiares lejanos.

En 1998 la legislación belga estableció que los sacrificios prescritos por un rito religioso únicamente podían llevarse a cabo en mataderos autorizados o en establecimientos temporales autorizados a estos efectos.

En 2014, el ministro de Bienestar Animal de Flandes (Bélgica) anunció que dejaría de conceder autorizaciones para establecimientos temporales para el sacrificio de animales porque esas autorizaciones vulneran el derecho de la Unión.

A partir de 2015, todos los sacrificios de animales sin aturdimiento, incluso los realizados en el marco de la fiesta del sacrificio islámica, únicamente podían llevarse a cabo en los mataderos autorizados.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...