La entrega de despachos de Marín, por primera vez sin acto religioso

La misa previa en honor a la Virgen del Carmen, patrona de la Marina, se desarrolló de manera independiente al acto militar

Los Príncipes de Asturias, don Felipe y doña Letizia, han presidido este viernes la entrega de los despachos reales a los nuevos oficiales de la Escuela Naval de Marín, en Pontevedra, en un acto que, por primera vez y siguiendo la orden del Ministerio de Defensa de separar actos religiosos y militares, se ha celebrado de manera independiente a una misa previa en honor a la Virgen del Carmen, patrona de la Marina.

     Durante el oficio, que ha comenzado sobre las 10.30 horas, ha durado unos 30 minutos y al que han asistido "la gran mayoría" de los participantes en la entrega de despachos –más de 1.000 personas entre militares, familiares y amigos–, el arzobispo castrense (la más alta autoridad religiosa y militar), Juan del Río Martín, ha reivindicado "la importancia de la espiritualidad en la vida de la Marina", según han señalado a Europa Press fuentes asistentes a la Eucaristía.

Marin principes     Así, este ha sido el primer año en que el evento religioso se separa del militar, en dos actos "totalmente diferenciados", según han subrayado fuentes de la Marina a los periodistas antes del comienzo de la ceremonia castrense.

     En consecuencia, la Salve –que es "una oración y, por tanto, parte de la ceremonia cristiana"– se ha cantado al finalizar la misa, y tras ella ha habido un lapso de tiempo que ha marcado la "independencia" entre ambos momentos, "distintos" porque responden a "motivos diferentes": la festividad de la Virgen del Carmen, patrona de la Marina; y la entrega de despachos a los nuevos oficiales, han recalcado estas mismas fuentes. Pese a todo, un crucifijo ha presidido el escenario de la Escuela Naval de Marín durante toda la mañana.

    LOS PRÍNCIPES PRESIDEN EL ACTO POR PRIMERA VEZ

     Sus Altezas los Príncipes han llegado a la explanada de la Escuela Naval puntuales –acompañados por el titular de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo— a las 11.30 horas, momento en el que don Felipe pasó revista a las tropas, se gritaron cinco 'vivas' a España, se lanzaron cohetes desde una fragata militar y sonó el Himno del Estado español.

     Entre otras autoridades, han asistido al acto el delegado del Gobierno en la Comunidad gallega, Antón Louro; la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo; el valedor do Pobo, Benigno López; los consejeros de Hacienda, Educación y Mar –Marta Fernández Currás, Jesús Vázquez y Rosa Quintana–; el presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán; los alcaldes de Pontevedra y Marín; y la diputada del PP en el Congreso Ana Pastor.

     Durante el acto, doña Letizia ha permanecido junto al Príncipe –de uniforme– en una cita a la que ha acudido con un vestido entallado color beige y sandalias del mismo tono, y el cabello suelto.

     Por su parte, la ministra de Defensa, Carme Chacón, no se ha trasladado hasta Marín, en cuya representación sí ha estado –como hace dos años, cuando también falto a la cita– su segundo, el secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, natural de la localidad pontevedresa de Pontecesures y vecino durante muchos años de la también próxima Vilagarcía de Arousa.

    HOMENAJE A LOS CAÍDOS Y JURA DE LA BANDERA

     A continuación del Himno, se ha producido el homenaje a los caídos –"a los que dieron su vida por España"– y el juramento de la bandera por parte de un total de 63 alumnos, 52 de la promoción 414 del cuerpo general de la escala de oficiales –entre ellos, un alumno de procedencia tailandesa y cuatro mujeres– y 11 de la promoción 144 del cuerpo de infantería de Marina, escala de oficiales.

     Ha sido tras la jura cuando el arzobispo –que ha participado de forma activa durante todo el acto– ha tomado por primera vez la palabra para "rogar" a los nuevos oficiales "el cumplimiento de su promesa".

    IMPOSICIÓN DE CONDECORACIONES

     Después del paso de uno ante la bandera y el paso de a tres, el Príncipe Felipe ha iniciado la entrega de reales despachos e imposición de condecoraciones a los nuevos oficiales que han obtenido el número uno de sus respectivas promociones.

     De esta forma, la cruz del más alto mérito naval ha sido, en primer lugar, para el alférez de navío del cuerpo general de la escala de oficiales Juan Baró, que recibió el premio de manos del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. En este instante, ha habido risas y aplausos entre el público al equivocar el locutor el puesto del máximo mandatario, al que se ha referido como "presidente de la Junta de Andalucía".

     A Baró han seguido el teniente del cuerpo de infantería de Marina de la escala de oficiales Diego Páramo, el alférez de fragata del cuerpo general de la escala Extinguir de oficiales Javier López y el alférez del cuerpo de infantería de Marina de la escala Extinguir de oficiales Sergio Saiz-Ezquerra.

    MÚSICA DE WAGNER PARA LOS DESPACHOS

     Acto seguido de las condecoraciones, los 66 alumnos que se convierten desde esta jornada en oficiales de la Marina -entre ellos, el alumno de procedencia tailandesa y un total de seis mujeres– han recibido los reales despachos ante los calurosos aplausos y gritos de familiares y amigos, y con la música de Wagner de fondo.

     Los nuevos oficiales han vuelto a desfilar bajo la bandera y, entonces, el arzobispo castrense ha pronunciado la oración de acción de gracias. En ella, ha pedido "al señor de los ejércitos, Dios Todopoderoso" que aleje el egoísmo de la Marina, que sacuda la indiferencia, destruya la indiferencia, el pesimismo y el cansancio para "enseñar a obedecer y a mandar cuando se debe".

    "AMAD Y DEFENDED SIEMPRE A ESPAÑA"

     En contra "de los males de nuestro tiempo", el arzobispo ha demandado a los nuevos oficiales de "la Guardia española" que luchen por "aquella paz" que posibilita el desarrollo de los pueblos y la realización de los seres humanos.

     "Amad y defended siempre a España", ha incidido, para pasar a referirse a la patrona de la Marina, la Virgen del Carmen, ha la que ha demandado que bendiga a las tropas.

    "PROTECCIÓN" DE LA VIRGEN DEL CARMEN

     La alocución del comandante-director de la escuela, Marcial Gamboa, ha clausurado la ceremonia, que ha calificado como "entrañable y castrense". En su intervención, ha solicitado a los marines "compaginar las tradiciones plenamente vigentes" con el carácter "cambiante" de la sociedad, de la que "parten" todos los valores.

     Además, ha pedido a la Virgen del Carmen, "nuestra patrona", que "proteja" a todos los oficiales. Al término, éstos han cantado el himno de la Armada al son de la banda y, entorno a las 12.45 horas, han vuelto a desfilar, por última vez, ante las autoridades.

Archivos de imagen relacionados

  • Marin principes
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...