La entrega de despachos de la Armada, sin Salve marinera

Los Príncipes presidirán en Marín el acto oficial y la misa se celebrará separada

El Ministerio de Defensa ha cerrado los actos de entrega de despachos a los nuevos oficiales de la Armada, celebración de la festividad de la Virgen del Carmen —patrona de la Armada— y jura de bandera por separado, presidido el primero por Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias y con una misa previa en la que se entonará la Salve marinera, el segundo.
 
El próximo 16 de julio, según las instrucciones de Defensa y por primera vez en la Escuela Naval Militar con sede de Marín, la entrega de despachos —ceremonia civil— quedará separada de la ceremonia religiosa que se oficia por ser el día de su patrona. El Gobierno considera que así queda claro que la misa no es obligatoria, principio generalizado en los actos oficiales de las Fuerzas Armadas desde 1994.
 
Será pues la primera celebración de «graduación» de oficiales de la Armada en que no se entone la tradicional Salve marinera, la oración más conocida pero que no es himno de la Marina de guerra española. La letra del mismo, que sí se escuchará en Marín ante los Príncipes, tampoco es laica pero sí «ha pasado el corte» de Defensa, aunque termine así: «Soñando victorias, diciendo cantares, marinos de España, crucemos los mares, delante la gloria, la leyenda en pos, debajo las voces de nuestros caídos y arriba el mandato de España y de Dios».
 
En Tierra y Aire
En los Ejércitos de Tierra y del Aire, las misas se separaron de las entregas de despachos desde principios de los noventa. Defensa ya se fijó el año pasado en la excepción de la Armada para que copiara el modelo de los demás a pesar de celebrarse en el día de su patrona. La lluvia obligó a suspender parte de la ceremonia que estuvo presidida por Sus Majestades los Reyes.
 
Carme Chacón no ha incluido esta vez la ceremonia de Marín entre los actos militares de fin de curso y graduación a los que asistirá. Sí que estuvo ayer mismo en San Fernando (Cádiz) en la entrega de los Reales Despachos a la LXXII Promoción del Cuerpo General de la Armada y del Cuerpo de Infantería de Marina en la Escuela de Suboficiales de la Armada, acto que estuvo presidido por el Príncipe de Asturias.
 
Al encontrarse el Rey en proceso de recuperación de la intervención quirúrgica a la que fue sometido en mayo para extirparle un nódulo en el pulmón, Don Felipe preside este año los seis actos de entregas de despacho que se celebran en las distintas academias de oficiales y suboficiales de los tres Ejércitos. Hoy mismo le toca presidir en León, junto con Doña Letizia, la ceremonia correspondiente a la Academia Básica del Aire. Además, acudirá el próximo día 19 de julio a inaugurar el nuevo Museo del Ejército que se ha instalado en el Alcazar de Toledo.
 
En San Fernando no hubo misa, pero el arzobispo castrense, Juan del Río Martín, dirigió una oración en el mismo acto oficial al que asistieron también el jefe de Estado Mayor de la Defensa, José Julio Rodríguez; el jefe de Estado Mayor de la Armada, Manuel Rebollo, y el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán.De los 176 nuevos suboficiales (30 de ellos mujeres) que recibieron los despachos, 151 pertenecen al Cuerpo General de la Armada y 25 al Cuerpo de Infantería de Marina.
 
La sargento María Teresa Piñero Álvarez ha obtenido la mejor calificación de la LXXII promoción del Cuerpo General de la Armada en la Escuela de Suboficiales de la Armada, y el sargento Zorobabel Soto Vargas, ha sido el número uno de la promoción del Cuerpo de Infantería de Marina.
 
María Teresa Piñero, de 34 años, casada y con dos hijos, ingresó en la Armada en 1998, y ha estado destinada en la Escuela de Transmisiones y Electrónica de la Armada, en la fragata «Victoria» y en el Estado Mayor de la Flota. Posee una Cruz al Mérito Naval y una mención honorífica.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...