La enmienda final no plantea eliminar los funerales de Estado católicos

Es decir, como el Estado no tiene preparado ningún procedimiento para rendir homenaje a las altas personalidades fallecidas, los obispos y curas seguirán oficiando los funerales con toda su pompa y boato.

El PSOE se queda a medio camino en su avance hacia el laicismo
Los laicos se apresuraron ayer a cantar victoria. Finalmente, la promesa de avanzar en el laicismo, que ayer se adelantaba en el 37º Congreso del PSOE, ha sido maquillada hasta perder algunos de los elementos más concretos. El texto de la enmienda que se aprobó ayer rechaza la posibilidad de eliminar los funerales católicos de Estado.

Además la supresión de símbolos religiosos pasa de ser “en espacios públicos” a “edificios públicos”, ante el temor de que se interpretase como un intento de prohibir manifestaciones religiosas en calles y plazas.

Noticias relacionadas :
No a los funerales de Estado y los crucifijos en los actos públicos

El texto modificado de la ponencia, y bastante más edulcorado que el que se anunció a primera hora de ayer, ha sido finalmente aprobado por 995 votos a favor, frente a un único voto en contra. En él se rechaza revisar los acuerdos entre Iglesia y Estado, pero se le manda una advertencia a la jerarquía católica: “La Iglesia católica debe ser consciente de que el inciso final del art. 16.3 de la Constitución Española no otorga prevalencia de derechos y no es razón para privilegios”.

Curas y obispos seguirán al cargo
El coordinador de la ponencia, Ramón Jáuregui, se apresuró ayer a explicar los cambios de la ponencia, centrándose en la eliminación de la referencia a los funerales de Estado: "La laicidad no tiene constituida una liturgia alternativa". Es decir, como el Estado no tiene preparado ningún procedimiento para rendir homenaje a las altas personalidades fallecidas, los obispos y curas seguirán oficiando los funerales con toda su pompa y boato.

“Dirigir y acompañar”
A pesar de ver sus intenciones muy cercenadas, el texto sigue haciendo hincapié en realizar estos mínimos cambios con mucha mesura y cuidado. De esta manera, se mantiene íntegro el párrafo que avisa de que las modificaciones se harán “de acuerdo al sentir general de la ciudadanía”. Y finalmente señala que “no es propósito de los socialistas actuar por imperativo legal sino dirigir y acompañar esta evolución de la sociedad española”.

“Sin provocar divisiones”
En ese sentido, Jáuregui subrayó que el camino para avanzar en laicismo, que no es otro que la modificación de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa, se hará “con mesura” y, mientras sea posible, “sin provocar divisiones”. "Nadie puede esperar que un país cambie de la noche a la mañana", concluyó Jáuregui. Los promotores de la enmienda, el movimiento Izquierda Socialista, se mostraron satisfechos con el resultado final, pero no ocultaron su sensación de que la reforma se había quedado a medias.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...