La emancipación laica, hoy

Guión de su intervención en las I Jornadas Laicistas de Granada

 Se planteara la problemática recordando los ideales fundadores del laicismo: libertad de la conciencia, igualdad de todos cualquiera que sea la opción espiritual elegida (humanismo ateo u agnóstico, humanismo religioso), universalidad de la esfera publica, consagrada exclusivamente a lo que es de interés común.

 Se explicitaran las consecuencias de tal ideal en un doble plano:

 – las exigencias jurídicas de la emancipación laica del Estado, del derecho, y de la educación.

 La separación laica, contrastada con las diferentes formas de la colusión entre política y religión que son: la teocracia (forma moderna: el fundamentalismo diferenciador), la monarquía de derecho divino, el galicanismo (o anglicanismo), la complicidad concordataria, la  «secularización «protestante.

 -las exigencias políticas del proceso de laicización en las condiciones actuales.

 Recordar que el individuo es el que es único sujeto de derecho, y esto contra la tendencia del comunitarismo que pretende reinstaurar un código de estatuto personal fundado en la tradición más reaccionaria ( desde este punto de vista, por ejemplo, los derechos de la mujer están vinculados estrechamente con el ideal laicista).

 Recordar que un estado laico ha de afirmarse positivamente con la promoción de la justicia social, de los servicios públicos, de la instrucción publica, en breve, de las condiciones  genuinas de la emancipación universal, y del bien común a todos, poniendo de relieve lo que une o puede unir a todos los hombres, sin excluir a nadie, como lo hace todo tipo de particularismo transformado en criterio identitario intolerante.

 Se subrayarán la importancia y el porvenir del laicismo, esperanza de un mundo abierto a todos, donde todos tengan los mismos derechos, que crean en Dios, en otra cosa, o en nada,  al desfiarse de la creencia como tal, siendo fundamental esta justicia que une una estricta igualdad de derechos y una libertad exigente, fundada en conciencias hechas libres por el dominio de la cultura y no la alineación a las «culturas».

Se evocaran entonces los peligros del multiculturalismo concebido como destrucción de las referencias universales y comunes a todos los hombres, y las dimensiones emancipadoras del laicismo en todos los ámbitos de la vida humana: ciudadanía, ética de vida, igualdad de los sexos, educación e instrucción, y hasta una concepción libre de la actividad espiritual en sus diversas formas (arte, filosofía, religión, ciencia, etc…)

(*) Autor de varios libros, en los que pueden ampliarse sus ideas, entre ellos:

LA EMANCIPACIÓN LAICA. Editorial Laberinto. Madrid

POLÍTICA EN VÍCTOR HUGO: Cartas a España, Cuba y México. Editorial Laberinto. Madrid (Coautor con Jean Paul Scot)

LA LAICITÉ. Editorial Flamarion. París

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...