La educación sexual mezcla la religión con la campaña política en Costa Rica

La educación sexual en los centros educativos se ha convertido en los últimos meses en un tema álgido en Costa Rica y en un ingrediente más para la mezcla entre religión y política que se aprecia en la campaña rumbo a las elecciones del próximo 4 de febrero.

Las nuevas guías de educación sexual que pretende implementar el Ministerio de Educación Pública (MEP) a partir del próximo año han generado una fuerte reacción de grupos religiosos que ha sido secundada por varios candidatos presidenciales.

El Programa de Estudio de Afectividad y Sexualidad Integral del MEP se impartirá en primaria y secundaria y según las autoridades pretende fomentar el respeto a la diversidad y educar a los jóvenes para evitar embarazos en adolescentes, enfermedades de transmisión sexual y relaciones inapropiadas.

Los ejes temáticos del programa son: relaciones interpersonales; cultura, poder y responsabilidad; placer como fuente de bienestar; género; identidad psicosexual; salud reproductiva y derechos humanos.

Grupos religiosos cristianos encabezados por la Iglesia católica han mostrado su oposición a estos programas de estudio al considerarlos propulsores de lo que llaman «ideología de género», un término que hace referencia a la posibilidad de que el individuo pueda escoger una identidad que no corresponda a su sexo.

El pasado 3 de diciembre la Iglesia católica organizó una multitudinaria marcha en San José para oponerse a la «ideología de género», al aborto y para defender la familia tradicional encabezada por la pareja entre hombre y mujer.

A la marcha asistieron siete de los 13 candidatos presidenciales de Costa Rica, uno de los pocos países en cuya Constitución Política se mantiene a la religión católica como oficial y donde el 70 % de la población dice ser católica, de acuerdo con encuestas.

En esta campaña política existe también la particularidad de que hay cinco candidatos de partidos de corte cristiano: Rodolfo Piza, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), uno de los favoritos en las encuestas; Rodolfo Hernández, del Partido Republicano Social Cristiano; Fabricio Alvarado, del Partido Restauración Nacional; Stephanie Campos, del Partido Renovación Costarricense (PRC) y Mario Redondo, del Partido Alianza Democrata Cristiana (ADC).

Todos ellos se oponen a la «ideología de género» al igual que los candidatos Otto Guevara, del Movimiento Libertario (ML, derecha); Antonio Álvarez, del Partido Liberación Nacional (PLN, socialdemócrata), uno de los primeros en intención de voto según las encuestas; y Óscar López, del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE).

A favor de las guías de educación sexual se encuentran candidatos como Carlos Alvarado, del gobernante Partido Acción Ciudadana (PAC, centro-izquierda) y Edgardo Araya, del izquierdista Partido Frente Amplio (FA).

«Los programas integrales del MEP sobre afectividad y sexualidad son un complemento a la educación en los hogares, que brinda a los jóvenes las herramientas para combatir la violencia y la discriminación, enfrentar abusos y construir relaciones sanas», dijo Alvarado.

En el país también se han generado movimientos sociales bajo el lema «A mis hijos los educo yo» que incluso han llegado a exigir la renuncia de la ministra de Educación, Sonia Marta Mora.

El pasado 11 de diciembre la Iglesia católica emitió un pronunciamiento con miras a la campaña política en el que hizo un llamado a la gente a votar y a los candidatos a no hacer promesas «populistas» ni atender «agendas ocultas», y en el que también se refirió a la «ideología de género».

«El sistema educativo ha de respetar las creencias y principios religiosos para una educación de la afectividad y la sexualidad con rigor científico, sin los riesgos de corrientes como la ideología de género», apunta el texto.

El actual Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís ha tenido roces con la Iglesia católica y grupos cristianos por sus políticas para el impulso de iniciativas para las uniones civiles de parejas del mismo sexo, la habilitación de la fecundación in vitro y los temarios de educación sexual.

El próximo 4 de febrero más de tres millones de costarricenses están llamados a las urnas para elegir al presidente y los 57 diputados para el periodo 2018-2022.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...