La educación laica es el principio para erradicar la discriminación

Durante su participación en la ponencia “Educación para la formación ciudadana democrática”, el Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, José Luis Armendáriz, habló sobre la importancia de que la educación sea laica, ya que esto la vuelve incluyente y erradica cualquier práctica de discriminación.

Explicó que el principio de la educación como un principio de vida, también debe incluir la participación ciudadana, por lo que educar para la formación ciudadana sería el principio de laicidad.

Tradicionalmente se señala que una educación laica, implica una educación que se aparta de todo prejuicio o percepción ideológica, política y social, e implica identificar los conceptos que son comunes a todo ser humano.

“Las minorías tienen que ser incluidas en este esquema de educación porque si no, en el momento en el que un estado toma como política una percepción religiosa como razón de estado, transforma en ciudadanos de segunda clase a todas las minorías que no compartan ese criterio”.

La laicidad es un concepto incluyente que implica una educación guiada por los progresos de la ciencia y el conocimiento: ir en contra de prejuicios, certidumbres, fanatismos, avallasamientos y todo elemento dañino muy subjetivo que traduce y transforma a un ciudadano en un individuo de segunda.

La laicidad implica también a una educación que no discrimina, ausente de elementos discriminatorios, que no hace distinciones y que no tengan sustentos objetivos, indiscutiblemente.

Otro principio de la educación sería el aprecio para la dignidad de la persona, de la cual explicó una sere aproximaciones:

1.- La dignidad es un elemento de igualdad de las personas: laicidad y no discriminación.

2.- El auto-respeto: aquí la dignidad juega un papel de comunicación, el individuo debe verse reflejado en un trato igualitario que no discrimina y sin ningún tipo de violencia.

3.- El ejercicio de la voluntad, en la expresión de “dignidad propia”, o sea, rehusar cualquier práctica que vulnere la propia dignidad humana.

4.- El trabajo bien hecho: tener un parámetro interno de medición, con el que resulta innecesario la evaluación o presión ajena para hacer bien el trabajo propio.

5.- Un parámetro de medición de las condiciones mínimas indispensables para el desarrollo de la persona: condiciones dignas para vivir.

6.- Solidaridad: una cualidad y valor que es muy importante en la educación formal y que lleva a la participación.

Finalmente, indicó que la educación funge como elemento para fundamentar el respeto de los derechos humanos: igualdad, tolerancia, acertividad, respeto, resolución pacífica de conflictos: esa educación lleva a la cultura de la legalidad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...